• Jueves 23 de noviembre de 2017


Café Pendiente

Café Pendiente

Comparte esta nota

Posiblemente hayas encontrado por ahí ya notas acerca de lo que significa “café pendiente” o incluso en algunas cafeterías o restaurantes hayas visto que los establecimientos lo promueven.

“Café Pendiente” es una iniciativa social que surgió en Nápoles, Italia en el año 2008, aunque sus orígenes vienen de más de un siglo atrás. Cuando un obrero o empleado tenía algún acontecimiento qué celebrar, pagaba su consumo y dejaba el importe de un “caffe sospeso” por si llegaba alguien después que no pudiera pagarlo.

Casi cien años después un grupo de jóvenes retomó la idea en la misma ciudad de Nápoles y gracias al uso de las redes sociales, la iniciativa cobró popularidad en otras ciudades. Después de Italia, “Café Pendiente” se replicó en la ciudad e Río Cuarto en Córdoba, Argentina y de ahí se convirtió en algo viral en el resto del continente.

El autor Tonino Guerra publicó un cuento titulado precisamente así “Café Pendiente” y Fabiola Kun lo leyó. Al terminar de hacerlo decidió que esta iniciativa debería también popularizarse en nuestro país, por lo cual comenzó a realizar gestiones para llevarla a cabo en México.

Café Pendiente consiste en algo muy sencillo. Ir a una cafetería o establecimiento de alimentos y al ver el logo y saber que el local participa en este movimiento, al pagar la cuenta incluir el importe de otro café, cuyo consumo se le brindará a alguien que no pueda pagarlo.

Un establecimiento que participa en este programa debe tener a la vista un pizarrón en donde anoten cuántos cafés pendientes hay disponibles y cuántos se han consumido. De esta forma no solo se garantiza transparencia sino que se le informa a las personas que pueden ofrecer un café.

En México la iniciativa tuvo mucho éxito y para enero de 2014, de acuerdo a la propia asociación, ya había más de 200 establecimientos participantes  y cada semana se suman en promedio 30 más. Y aunque el nombre lleva implícita la palabra “café” únicamente, lo cierto es que puede también dejarse cualquier parte del menú (tortas, tacos, plato fuerte, etc). La red de Café Pendiente en nuestro país cuenta con más de 200 voluntarios, 20 coordinadores y una buena cantidad de comensales que han decidido ser generosos con los desconocidos.

Si un establecimiento desea unirse a esta noble propuesta, solamente tiene que acceder a www.cafependiente.org.mx y buscar la sección “Quiero Unirme”, para leer las bases.

Los principios que rigen a Café Pendiente son sencillos: hay que tener ganas de ayudar es la premisa principal y entender que esto no se trata de brindar una limosna a personas en situación de calle. Más bien se trata de lograr una inclusión social, de mostrarles a las personas que no tienen dinero para comer que alguien más está pensando en ellos. Una base del proyecto es que lo que se vaya a consumir sea dentro del local y que sea un poco más económico para fomentar el que los clientes lo dejen.

La iniciativa no trabaja con donaciones y no busca de ninguna manera tener tintes políticos. Así que ya lo sabes, si deseas más información, visita www.cafependiente.org.mx y la próxima vez que veas sobre tu mesa un letrero que anuncie, considera dejar un cafecito para alguien con menos suerte que nosotros.

La Fundación es una organización establecida en favor de las causas y objetivos de la Universidad Nacional Autónoma de México y para fortalecer su imagen como nuestra Máxima Casa de Estudios, tanto en México como en el extranjero.

Suscribete al Feed

¿Quieres comentar?

Dirección: Pennsylvania 203, Nápoles, Benito Juárez, 03810 Ciudad de México, Distrito Federal
Powered by: Layer & Soluciones IM