• Viernes 27 de abril de 2018


Cómo mantener una biblioteca casera

Cómo mantener una biblioteca casera

Los consejos de los expertos

Comparte esta nota

Al tener una biblioteca casera, no siempre le damos los cuidados que requiere. De pronto nos enfrentamos a que alguno de nuestros libros no está en el mejor estado. Cuando el daño ya está hecho, lo mejor es acudir con un especialista, pero existen algunas cosas que podemos hacer para conservar los libros en buen estado.

Traemos aquí los mejores consejos que te dirán cómo mantener una biblioteca casera.

Lo primero que debemos hacer es que nuestros libros estén cómodos. Para ello debemos ubicarlos en nuestro librero sin que estén muy apretados o sueltos. Lo mejor es agruparlos por tamaño, en vez de por orden alfabético, por género, tema o autor, ya que eso nos ayuda a que la estructura sea estable y se encuentren protegidos. Si tienes libros muy pesados te recomendamos ponerlos de forma horizontal.

El siguiente paso es elegir la mejor ubicación. Cuando coloquemos nuestros libreros debemos asegurarnos que sea un lugar ventilado, sin humedad, lejos del polvo y la luz solar directa. El sol puede dañar y desgastar los materiales del libro si este permanece expuesto de forma prolongada. Un libro con tapa rústica o de cuero es la víctima perfecta para este tipo de problemas.

02 jueves Mantener biblioteca casera 02

Es muy importante mantener la limpieza. Es recomendable hacer una limpieza cada dos meses, moverlos, sacudir, limpiar y asegurarse de que todo esté en las mejores condiciones. Si detectamos a tiempo cualquier problema como insectos o humedad, podremos salvar la biblioteca.

Cuando agregamos un nuevo libro a la colección, debemos asegurarnos de seleccionar un ejemplar que se encuentre en el mejor estado, libre de hongos o insectos, ya que un libro contaminado puede arruinar nuestra biblioteca

Existen agentes nocivos de los que debemos alejarnos. Los hongos e insectos pueden eliminarse fácilmente en caso de que aparezcan. Cuando un libro se contamina con hongos debemos darle un baño de sol y hacer una limpieza al aire libre para que salgan las esporas. En el caso de que hubiera insectos, se recomienda meter el libro en una bolsa hermética e ingresarlo al congelador, que debe ser de los que no generan escarcha. Ahí permanecerá toda la noche y,  después, esperar un un día más para que se descongele. Con ello se logrará matar a los huevos que los insectos pudieran haber dejado.

La estabilidad es una parte importante del mantenimiento de nuestra biblioteca. Debido a que el papel se contrae y dilata con gran facilidad, un cambio de temperatura puede afectar la estructura de los libros. Por ello es importante que se encuentren en un ambiente estable que no sufra cambios drásticos de temperatura.

Crear un entorno amigable con los libros dependerá de varios factores. Solemos poner decoraciones cerca de ellos, pero debemos asegurarnos que sean objetos amigables con ellos. Las plantas, encendedores, velas o cualquier objeto que pueda causar un incendio debe permanecer alejado.

02 jueves Mantener biblioteca casera 03

Marcar las páginas a veces es esencial, pero te recomendamos no hacerlo doblando la hoja. Lo mejor es poner un papel o cualquier otro material, que debe ser retirado una vez que terminemos de leer el libro. Solemos dejar papeles dentro de los libros pero estos materiales tienen más ácido que las páginas de los libros, lo que deja marcas y desgasta. Prensar flores entre las hojas del libro puede ser muy romántico, pero puede causar daños irreparables a nuestros libros.

Si bien subrayar un libro es una excelente herramienta para encontrar esas partes que nos interesaron, esto también puede causar un gran daño. Lo mejor es evitarlo, sobre todo cuando se trate de un libro prestado o de alguna biblioteca pública o escolar.

Los adhesivos son complejos de retirar y degradan el papel. Lo recomendable para reparar un libro roto es utilizar pegamentos naturales y reversibles. Lo ideal es guardarlos en una caja para detener el deterioro y esperar hasta poder ir con un experto que nos ayude a restaurarlos.

Finalmente, el último consejo está en el uso. Al sacar un libro del librero, y para evitar su deterioro, lo mejor es tomarlo siempre del lomo. Con ello podremos mantener en mejor estado nuestros libros.

 

Fuente| Notas de artebook studies 

La Fundación es una organización establecida en favor de las causas y objetivos de la Universidad Nacional Autónoma de México y para fortalecer su imagen como nuestra Máxima Casa de Estudios, tanto en México como en el extranjero.

Suscribete al Feed

¿Quieres comentar?

Dirección: Pennsylvania 203, Nápoles, Benito Juárez, 03810 Ciudad de México, Distrito Federal
Powered by: Layer & Soluciones IM
//jQuery(window).load(function(){ //jQuery('#myModal').modal('show'); //});