• Lunes 29 de mayo de 2017


Huicholes

Huicholes

¿Qué tanto sabes de ellos?

Comparte esta nota

Hoy hablaremos de un grupo indígena de nuestro país con una cultura rica en tradiciones, música y color. Los wixáricas o wixárikas son un grupo mayoritario en Tepic y la mayor parte del estado de Nayarit, aunque son popularmente conocidos como huicholes.

Habitan principalmente la Sierra Madre Occidental en las porciones que corresponden a los estados de Jalisco, Nayarit y algunas partes de Zacatecas y Durango. Su lengua es conocida como wixaritari o vaniuki aunque en español la conocemos como lengua huichola y ellos se autodenominan el pueblo wixárica.

No existe una fecha precisa de cuándo llegaron a la región los huicholes, pero historiadores y antropólogos coinciden en que sucedió después de que llegaran los tepecanos o tepehuanes.  Documentos históricos indican, sin embargo, que para el siglo XVI ya habían llegado a la región. Desde entonces los relatos de Alonso Ponce describen que utilizaban los chimales o palos de oración, y el peyote.

Vestimenta

La vestimenta huichola es muy peculiar, como la gran mayoría de nuestros hermosos pueblos indígenas, y varía de una región a otra. Suele tener una confección elaborada y llamativa, con una significación religiosa en todos los casos. La vestimenta de las mujeres incluye una blusa corta de un solo color, enaguas interiores y exteriores, aretes y collares de chaquira y una mantilla floreada para cubrir la cabeza. Por su parte los hombres usan pantalones de manta blanca y camisas iguales y sombreros de palma con adornos de chaquira o bolas de estambre, una capa sobre los hombros y en algunos casos collares de chaquira.

Religión

Los huicholes constituyen una de las pocas religiones (por no decir la única) que implica creencias nativistas o animistas. Tienen una fuerte influencia prehispánica con tintes católicos. El 50% de la población huichola sigue esta corriente, mientras el 50% restante practica el catolicismo.

Los animistas creen en cuatro deidades principalmente: el maíz, las águilas, los ciervos y el peyote, todos ellos descendientes del sol o “Tau”. Anualmente realizan una peregrinación a su lugar sagrado en donde tienen un centro ceremonial, en el Cerro del Quemado, muy cerca de Real de Catorce en San Luis Potosí.

El Cerro está dividido en dos zonas: una de hombres y una de mujeres; ambos usan la música y el baile para interactuar socialmente, realizar rituales religiosos y hablar con la divinidad. Poseen una cosmovisión propia y muy diferente así como sabiduría ancestral que aún sigue pasando de generación en generación por vía oral.

Organización social

Los huicholes están gobernados por Marakames, considerados brujos y guerreros que pelean en un plano sobrenatural contra fuerzas místicas para resolver problemas mundanos o bien divinos, o simplemente para decidir quién tomará el lugar del gobernador, llamado Marakame o “el que sabe”.

Este grupo ha llamado la atención de diversos autores mexicanos e internacionales como Fernando Benítez, Víctor Blanco Labra y Carl Lumholtz, quienes han escrito numerosos relatos, ensayos, cuentos y crónicas de este grupo indígena. También Carlos Castaneda, un antropólogo y etnólogo estadounidense plasmó en su famoso libro de 1968, “Las enseñanzas de Don Juan”, el ritual huichol de consumir peyote (híkuri) como un acto divino, así como otra serie de aprendizajes derivados de su contacto con los huicholes.

Hoy en día el pueblo wixárika continúa viviendo de la agricultura a través de cooperativas de trabajo que abastecen a las comunidades y se alimentan prácticamente de manera exclusiva de lo que siembran, cazan y recolectan. Sus comunidades no están electrificadas por lo cual su contacto con el “mundo moderno” ha sido escaso por elección propia, hecho que les hay ayudado a conservar aún mejor sus tradiciones.

Arte huichol

Su arte es el que sí ha logrado traspasar fronteras y ser conocido en todo el mundo, gracias a sus figuras predominantemente de animales recubiertas de chaquiras. Un trabajo hermoso que requiere una cantidad tremenda de trabajo, precisión y cuidado. Inspirado en este hermoso trabajo, el Museo de Arte Popular (MAP) junto al grupo de Amigos del Museo (AAMAP) y los gobiernos de los estados de Jalisco y Nayarit convocaron a ocho artistas huicholes a crear una pieza única. Ellos dedicaron nueve mil horas y 90 kilos de chaquira para forrar por completo con diferentes técnicas un “vocho” que ya le ha dado la vuelta al mundo y es conocido como “el Vochol”. El proyecto culminó con la subasta del Vochol, cuyas ganancias íntegras fueron destinadas a un fondo dedicado a proteger y preservar el trabajo de más de ocho millones de artesanos en el país.

Todos los grupos indígenas de este país son, sin duda, parte medular de nuestra riqueza cultural, pero los huicholes con su tan peculiar cosmovisión y preservación de raíces y tradiciones han logrado imponerse a la modernidad y conservar su esencia. ¡Un enorme orgullo mexicano!

 

GALERÍA

La Fundación es una organización establecida en favor de las causas y objetivos de la Universidad Nacional Autónoma de México y para fortalecer su imagen como nuestra Máxima Casa de Estudios, tanto en México como en el extranjero.

Suscribete al Feed

¿Quieres comentar?

Dirección: Pennsylvania 203, Nápoles, Benito Juárez, 03810, Ciudad de México.
Powered by: Layer & Soluciones IM