• Jueves 21 de septiembre de 2017


Caminando por la UNAM 

Caminando por la UNAM 

Un texto de Manuel Jesús Falconi. Jefe de División de la Unidad de Posgrado de la Facultad de Ciencias

Comparte esta nota

Para mí,  la UNAM significa ser parte de un sueño. Un sueño que nace a principios del siglo XX que, en palabras de don Justo Sierra, nació con la idea de extender los valores de la educación superior a todo el territorio nacional. Y ésa ha sido la vocación de la UNAM y se ha ido consolidando a través de los años con el avance de la reflexión humanista sobre los alcances de la ciencia. Yo creo que esa parte es para mí el mayor significado de la UNAM, el promover los mejores valores a partir de la reflexión filosófica, humanista, de los alcances de la ciencia.

En ese sentido, la UNAM ha tenido un gran significado para toda nuestra sociedad y como ejemplo de eso es que casi todos los grandes centros de investigación de educación superior en este país, han nacido de alguno u otro modo, a partir de la UNAM. Como ejemplos en los que tuve oportunidad de participar directamente, están los apoyos con personal académico que la Facultad de Ciencias brindó a la escuela de matemáticas de la Universidad de Yucatán y a la División de Ciencias Básicas de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco, en momentos que les eran importantes para su desarrollo; hoy ambas entidades cuentan con un sólido proyecto académico. también puedo mencionar a la Universidad Autónoma de Sinaloa, que solicitó el apoyo para la Escuela de Ciencias del Mar, ubicada en Mazatlán; uno de los resultados de esta interacción fue la creación de la licenciatura en Matemáticas de la UAS.

falconi_texto

Ejemplos que han dejado huella en mí y que han fortalecido mi espíritu de colaboración, de solidaridad con toda la tarea académica. Pero claro, hay cosas que faltan, porque la educación, el cultivo de los valores, el arte y la ciencia constituyen una tarea inacabable. Mi primera lección sobre la vida la recibí aquí en la UNAM, cuando inició el movimiento del 68. Yo estaba muy jovencito, estaba recién ingresado a la Universidad y para mí fue una cosa impactante. De pronto mi mundo se abrió, pues yo había sido siempre un chico de escuela, de jugar con mis compañeros de clase, y de repente veía  que había que preocuparse por otras cosas. Y eso también se lo debo a la UNAM, ese clima de libertad en donde uno puede expresar sus ideas y las puede confrontar con los demás.

Faltan recursos; los que otorga el Estado son insuficientes, lo sabemos. Por ello es muy importante que la sociedad contribuya con aquello que nos va a beneficiar a todos. Es decir, entre mejor educación tengamos, también vamos a tener mejor calidad de vida, porque la calidad de vida no nada más se nota o se siente a través de tener una computadora o un automóvil, sino de la convivencia, de la forma de comportarse. Y yo creo que la educación te lleva a estos estadíos, a unos estadíos de mejor convivencia, de mejor comprensión del otro. Fortalecer la educación debe ser una obligación fundamental. Se ha dicho que es un derecho de todos, pero para eso se necesitan recursos y el Estado ha fallado en ese sentido. Entonces que la sociedad contribuya me parece muy bien. Tenemos un ejemplo concreto de eso. Aquí en la Facultad de Ciencias se empezó a dar una beca alimentaria a los estudiantes que decían: “Yo de verdad no tengo para comer”.  Bastaba con eso y su nivel de aprovechamiento se elevó automáticamente. Por muchas razones, tal vez por la razón principal psicológica, porque se sienten atendidos, se sienten comprendidos. Pero también porque se necesita energía para funcionar bien. Este es un ejemplo clarísimo y muchas de esas becas fueron justamente de Fundación UNAM; es una muestra de las cosas que se requieren. Una cosa aparentemente insignificante ha tenido una repercusión tan importante como es el mejor aprovechamiento de esos estudiantes, y que a lo mejor en un momento dado, por falta de energía o por necesidad, habrían abandonado hasta la escuela. Y así no nada más no han abandonado, sino han mejorado su aprovechamiento. Para mí este es uno de los hechos por lo que estoy convencidísimo de la necesidad de apoyar a Fundación UNAM.

Por: Manuel Jesús Falconi Magaña, jefe de División de la Unidad de Posgrado de la Facultad de Ciencias

Fuente: EL UNIVERSAL


Sigue leyendo:

Por la UNAM hablará mi espíritu. Otras voces de universitarios comprometidos con su Alma Mater (click en la imagen para ver la lista de textos)

voces_universitarios (1)

La Fundación es una organización establecida en favor de las causas y objetivos de la Universidad Nacional Autónoma de México y para fortalecer su imagen como nuestra Máxima Casa de Estudios, tanto en México como en el extranjero.

Suscribete al Feed

¿Quieres comentar?

Dirección: Pennsylvania 203, Nápoles, Benito Juárez, 03810 Ciudad de México, Distrito Federal
Powered by: Layer & Soluciones IM