• Miércoles 11 de diciembre de 2019


Una vida para la UNAM

Una vida para la UNAM

El Doctor Ricardo Franco ha impartido clases desde hace 60 años

Comparte esta nota

El Doctor Ricardo Franco Guzmán comenzó a dar clases en la Facultad de Derecho de la UNAM hace 60 años. Desde sus aulas, ha visto como la sociedad, en especial los jóvenes han ido modificando sus ideas y sus vestimentas con el pasar del tiempo.

Sentado en un rincón de la sala de profesores de la Facultad, platica orgulloso que de entre sus estudiantes, varios han destacado de manera importante en la vida nacional. Sin mencionar nombres, ha formado a gobernadores, otros tantos procuradores e incluso, a un presidente de México.

Poco habría imaginado este hombre de 87 años, que esa carrera que al principio no le convencía estudiar, se convertiría en el motivo de numerosas satisfacciones.

franco_guzman_contenido1

Y es que, cuando ingreso a la carrera de Derecho en 1945, asegura, sus calificaciones eran tan malas que comenzó a dudar su permanencia en ella.

Fue entonces que apareció un destacado profesor de nombre Raúl Carranca, quien lo ayudo a descubrir su pasión por el Derecho Penal.

De sus años como estudiante, el Doctor Franco Guzmán recuerda que Ciudad Universitaria no existía, por lo que él debió tomar clases en la antigua Escuela Nacional de Jurisprudencia, ubicada en el Centro Histórico, mismo sitio en donde comenzó su carrera como docente.

Pensar en esa época, le remonta a los tangos de Carlos Gardel, canciones que  disfrutaba desde niño.

Devolver con creces sus enseñanzas a la UNAM

Su vida profesional ha estado marcada por un sinnúmero de logros y distinciones. Es Doctor Honoris Causa por el Instituto Nacional de Ciencias Penales de la PGR y la Universidad Interamericana de Morelos.

Pertenece a más de 10 sociedades científicas nacionales y extrajeras. Además es abogado de confianza de más de una veintena de embajadas, entre ellas las de Argentina y los Países Bajos.

franco_guzman_contenido2

El Doctor Ricardo Franco Guzmán está convencido del papel tan importante que juegan los profesores y catedráticos en la formación de los estudiantes, por ello siempre ha llevado una relación cercana con sus alumnos y así, fomentar su curiosidad, su entusiasmo por las leyes e incluso, los buenos modales.

Para él, impartir clases es la mejor forma de manifestar su amor por la Universidad Nacional Autónoma de México, por lo que asegura, se mantendrá al frente del salón de clases mientras tengan energía para hacerlo.

También te recomendamos: El Nobel de la Paz que salió de las aulas de la Máxima Casa de

Estudios

Fuente: DGCS, UNAM 

La Fundación es una organización establecida en favor de las causas y objetivos de la Universidad Nacional Autónoma de México y para fortalecer su imagen como nuestra Máxima Casa de Estudios, tanto en México como en el extranjero.

Suscribete al Feed

¿Quieres comentar?

Dirección: Pennsylvania 203, Nápoles, Benito Juárez, 03810, Ciudad de México.
Powered by: Soluciones IM