Fundación UNAM

Montañistas universitarios conquistan el Huascarán

Con más de 40 años de experiencia, la Asociación de Montañismo de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) sumó un nuevo reto al conquistar el Huascarán y el Vallunaraju, dos de las más bellas e imponentes montañas de la Cordillera Blanca de Perú.

Un total de 17 días fue lo que les tomó al grupo de 14 integrantes de dicha Asociación Universitaria para llegar a la cima del Huascarán, que es la  cumbre más alta de dicho país con 6,768 metros sobre el nivel del mar, mientras que el Vallunaraju tiene 5,670 mnm.

Los integrantes de la expedición fueron Julio Zacatzi, Omar Carrizola, Omar González, Javier Rivera, jefe de la expedición, Pedro Rodríguez Pérez, como instructor; José Vázquez de la Cruz, Hugo Velázquez Montes y Alejandro Malacara García, como monitores.

CONQUISTAPUMA2

Y en su primera incursión escalaron Aída Orea Helguera, Raúl Becerril Vázquez, Manuel Castillo Alanís, Daniel Castillo Cruz, Jaime Gutiérrez Huerta y Erika Reyes Pérez, integrantes de la Asociación de Montañismo y estudiantes egresados de la UNAM.

“Nosotros formamos a nuestros alumnos para ser independientes en la montaña. Por ejemplo, para esta expedición en Perú, se crearon cordadas (grupos pequeños de personas), que intentan llegar a la cima de manera independiente, pues ellos durante el recorrido tienen que planear su ascenso y descenso”, explicó el jefe de la expedición Javier Rivera.

La expedición se inició en el poblado de Huaraz, en la región de Ancash, Perú, en donde se tomaron dos días para aclimatarse y preparar la expedición al Vallunaraju, que fue por la madrugada.

Al tercer día, el equipo completo dirigido por dos instructores de Alta Montaña, además de tres monitores y nueve expedicionarios más, iniciaron su acercamiento a dicha montaña por la madrugada para alcanzar lo más temprano posible la cima. Algo que sucedió 10 horas después, en donde en el mismo día regresaron a Huaraz para descansar y planear el siguiente ascenso.

CONQUISTAPUMA3

Después de dos días de recuperación, se dirigieron a Musho, poblado que se encuentra en las faldas del Huascarán, que es difícil de escalar porque se propician muchas avalanchas.

El ataque a la cima arrancó también en la madrugada para evitar el sol, que es el causante de las avalanchas y para sortear una pared de aproximadamente 150 metros. Después de esta travesía, el cansancio mermó a una de las tres cordadas y se decidió regresar al campamento dos. Dos continuaron, pero una se rezagó en la caminata también por cansancio y por la hora decidieron regresar.

Al final, sólo llegó una cordada conformada por Julio Zacatzi, Omar Carrizola y Omar González, quienes alcanzaron la cima de la montaña más alta del Perú.

Fuente: Deportes UNAM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *