• Domingo 22 de julio de 2018


Astronomía en la sabiduría ancestral australiana

Astronomía en la sabiduría ancestral australiana

Tradiciones orales que van más allá de las leyendas

Comparte esta nota

Los indígenas australianos tienen prácticas desarrolladas y perfeccionadas a través de miles de años, tejiendo la increíble ciencia de contar historias. Uno de los temas más fascinantes es el de la astronomía. Ellos han desarrollado sistemas de conocimiento muy complejos durante decenas de miles de años, estos sistemas buscan entender, explicar y predecir la naturaleza, y son pasados de generación en generación a través de la tradición oral.

David Mowaljarlai, anciano Ngarinyin explicó que Todo bajo la creación se representa en la tierra como en el cielo. Es por ello que la astronomía juega un papel importante en estas tradiciones.

Tanto la ciencia occidental como en el sistema de conocimiento indígena intentan darle sentido al mundo a su alrededor, pero se conceptualizan de forma diferente. El origen de un fenómeno natural puede ser explicado de la misma manera, pero expresado de forma distinta.

Una historia del pueblo Arrernte cuenta que hace mucho tiempo, en el Ensueño, un grupo de mujeres tomó la forma de estrellas y bailó una ceremonia en la Vía Láctea. Una de las mujeres había puesto a su bebé en una cesta de madera, dejándolo en el borde de la Vía Láctea. A medida que las mujeres bailaban, el bebé resbaló y cayó en la Tierra y la cesta lo cubrió para siempre. Sus padres, la Mañana y las Estrellas de la tarde, continúan buscando al niño perdido.

Al ver el atardecer de invierno, se verá la cesta cayendo en el suelo, debajo de la Vía Láctea, como el arco de estrellas de la constelación Corona Australis. El lugar donde cayó el bebé es el remanente de un cráter con 5 kilómetros de ancho y 150 metros de altura. Los Arrernte lo llaman Tnorala y es un lugar que se formó hace 142 millones de años, cuando un cometa o asteroide cayó en la Tierra.

 

La predicción de los cambios de estación.

 

Cuando el cúmulo estelar de las Pléyades se levanta antes del amanecer, significa que inició el invierno para el pueblo Pitjantjatjara, y que los dingos darán a luz a sus crías pronto.

La aparición de noche del tiburón celeste Baidam, trazado por las estrellas de la Osa Mayor, indica a los habitantes del Estrecho de Torres que deben plantar caña de azúcar, papa y plátano. Cuando la nariz de Baidam toca el horizonte después del atardecer, la temporada de cría de tiburón comenzó y las personas deben permanecer fuera del mar.

Esa atención especial al cielo de los habitantes del Estrecho de Torres también considera el centelleo, permitiéndoles determinar la humedad y turbulencia de la atmósfera. Con ello predicen los patrones del clima y las estaciones del año. Ellos distinguen planetas de estrellas, pues los planetas no centellean.

En la tradición Wergaia se habla de un tiempo en que la gente enfrentó sequía y escasez de alimento. Ante la inanición, una mujer llamada Marpeankurric partió a buscar alimento. Se encontró con un nido de hormigas, cavó y desenterró miles de nutritivas larvas de hormiga, llamadas bittur, que alimentaron a la gente durante el invierno. Cuando falleció, la mujer ascendió a los cielos convirtiéndose en la estrella Arcturus. Cuando esta se eleva en el atardecer, indica que es momento de recolectar larvas de hormiga.

Los conocimientos astronómicos de los indígenas son usados para predecir cambios de estación y la disponibilidad de alimento. Detrás de estos cuentos hay una compleja tradición oral que denota un carácter moral y de informar la ley sagrada.

Debemos considerar que pequeños cambios en la posición de las estrellas significan que hace miles de años, la relación del cielo con las estaciones hubiera estado fuera de sincronía. Esto indica que los sistemas de sabiduría han evolucionado con el tiempo para acomodarse al cambiante cielo, demostrando que lo que conocemos de la sabiduría astronómica indígena es sólo una fracción del conocimiento total, desarrollado en Australia a través de los últimos 50 mil años.

 

Fuente | IFLScience 

La Fundación es una organización establecida en favor de las causas y objetivos de la Universidad Nacional Autónoma de México y para fortalecer su imagen como nuestra Máxima Casa de Estudios, tanto en México como en el extranjero.

Suscribete al Feed

¿Quieres comentar?

Dirección: Pennsylvania 203, Nápoles, Benito Juárez, 03810 Ciudad de México, Distrito Federal
Powered by: Layer & Soluciones IM
//jQuery(window).load(function(){ //jQuery('#myModal').modal('show'); //});