• Domingo 16 de diciembre de 2018


Pacífico Mexicano, riesgo potencial de sismo

Pacífico Mexicano, riesgo potencial de sismo

Zona de subducción semejante a Japón

Comparte esta nota

México es un país que se encuentra en riesgo sísmico de manera constante, y la probabilidad de que ocurra un terremoto con magnitud aproximada a los 9.0 en la escala de Richter, es elevada.

De todo el territorio nacional, existe un sitio que mantiene en alerta a geógrafos y sismólogos para su monitoreo. Se trata de la zona de subducción, que abarca los estados de Nayarit y Jalisco, hasta Chiapas en el Pacífico Mexicano.

De acuerdo con María Teresa Ramírez Herrera, integrante del Instituto de Geografía de la UNAM, el peligro potencial de un próximo sismo radica, en que esa zona costera es límite de dos placas tectónicas: Cocos y Pacífico. Ambas placas, se encuentran montada unas sobre otra.

El caso de esta ubicación, a la que se le denomina megafalla de casi mil kilómetros sobre la superficie, semejante a la que tiene Japón. De hecho, los desastres sísmicos del país asiático han permitido ampliar la brecha en el conocimiento.

Pacifico Alerta 2

El 11 de marzo de 2011, en Tohoku, Japón, un terremoto en el archipiélago alcanzó la escala de 9.0, ocasionando a su vez un tsunami. Se esperaba que la magnitud fuera de 7.5. Sin embargo,  la sorpresa de su elevación se debió a que los científicos no creían que la megafalla se moviera completamente, porque al ser unión de dos placas hay segmentos que permanecen atorados acumulando energía, mientras otros se mueven lentamente liberándola.

No obstante, esta estructura se movió en toda su formación y el resultado fue un desplazamiento de 80 metros entre ambas placas.

Pero, ¿por qué sentimos un sismo y qué lo origina? Para responder a ello, es necesario mirar hacia el interior de la Tierra. Por debajo de la corteza terrestre existe una capa llamada litósfera, la cual distribuye un enorme rompecabezas compuesto por placas tectónicas.

Cuando dos placas están en constante fricción, se almacena energía potencial debido al movimiento de subducción ocurrido. Al sobrepasar el límite de energía almacenada, ésta se libera en forma de energía cinética. Es decir, movimiento que se propaga en forma de ondas sísmicas y son esas las que sentimos en nuestra comunidad durante un temblor.

Pacifico Alerta 3De manera científica no es posible predecir la llegada de un sismo, pero a través de la paleosismología se pueden estudiar evidencias geológicas para determinar la repetición y comportamiento de estos fenómenos en un periodo determinado.

Además, las últimas aportaciones de Japón demostraron que es posible el movimiento de una megafalla al mismo tiempo, como podría ocurrir en el caso del Pacífico Mexicano desencadenando una fuerza superior a la esperada.

La memoria social, a su vez, permite recordar el terremoto ocurrido el 19 de septiembre de 1985, cuya magnitud fue de 8.1. El desastre material y las pérdidas humanas fueron severos, sobre todo en la Ciudad de México. Con ello, el país se dio cuenta que en materia de protección civil el país no estaba preparado para enfrentar una crisis de sismo.

Actualmente, los avances científicos y el monitoreo tecnológico nos dan información actualizada para mantenernos al tanto. Sin embargo, esta labor debe ser conjunta y no sólo por la comunidad científica, sino que incluye a las autoridades y la población. Una cultura de la prevención es indispensable en un país altamente tectónico como lo es México.

¿Tú sabes qué es lo que hay que hacer en caso de un sismo?

Fuente | DGCS UNAM

La Fundación es una organización establecida en favor de las causas y objetivos de la Universidad Nacional Autónoma de México y para fortalecer su imagen como nuestra Máxima Casa de Estudios, tanto en México como en el extranjero.

Suscribete al Feed

¿Quieres comentar?

Dirección: Pennsylvania 203, Nápoles, Benito Juárez, 03810, Ciudad de México.
Powered by: Layer & Soluciones IM
//jQuery(window).load(function(){ //jQuery('#myModal').modal('show'); //});