• Martes 21 de noviembre de 2017


Fundación UNAM, el sueño de una vida

Fundación UNAM, el sueño de una vida

Un texto de Araceli Rodríguez, Directora Ejecutiva de FUNAM y su labor filantrópica

Comparte esta nota

LA DIRECTORA EJECUTIVA DE FUNDACIÓN UNAM ENCABEZA ESTA ASOCIACIÓN CIVIL DESDE 2007, ES MADRE DE TRES HIJOS Y ES CONSIDERADA REFERENTE DEL APOYO A ESTUDIANTES DE ESCASOS RECURSOS Y ALTO RENDIMIENTO ACADÉMICO EN TODO EL PAÍS.

Aprendí de mis padres y abuelos a practicar el altruismo como parte normal de la vida entre los seres humanos. Por ser hija de españoles, desde muy pequeña me di cuenta que mi abuelo aportaba recursos para ayudar a las personas más necesitadas de la comunidad, y en ocasiones los fines de semana compraba algunos alimentos para mandárselos directamente, siempre de manera anónima. Mis padres hacían lo mismo que mi abuelo, pero ellos ampliaban su ayuda filantrópica no sólo a sus paisanos de la comunidad española sino también a los vecinos más necesitados de la cuadra en que vivíamos. Cuando tenía cinco años pensaba que yo iba a hacer lo mismo cuando fuera grande, pues para mí y los míos, ayudar a los demás era una forma de vida.

La primaria y la secundaria las estudié en una escuela de monjas en la que varios sábados al año nos llevaban a ayudar a personas de las comunidades más necesitadas del Distrito Federal, particularmente en las delegaciones alejadas del Centro de la ciudad.

Al terminar la preparatoria entré primero a estudiar Filosofía, que es una de mis grandes pasiones en la vida y luego al ITAM en donde me inscribí en la Licenciatura en Derecho. Pero como me casé antes de terminar la carrera, tuve que acompañar a mi esposo al extranjero, quien había recibido una beca para obtener su posgrado en Estados Unidos, en la Universidad de Chicago. En los cuatro años que viví en esa gran ciudad me hice consciente de los problemas que aquejan a los migrantes mexicanos que radican allí en número muy elevado. También viví en carne propia las dificultades de los becarios mexicanos que tienen la oportunidad de viajar a estudiar al extranjero.

De regreso a México, y ya con tres hijas, regresé al ITAM a terminar mi licenciatura en Derecho. Ello me permitió ingresar al gobierno del Distrito Federal en el área Social y así pude conocer, ya de manera más integral y sistemática, los problemas de los grupos marginados de la ciudad, como los niños de la calle, los indigentes, los minusválidos y los enfermos mentales, entre otros. En ese tiempo me incorporé también al Patronato de Casa Alianza (Covenant House).

Tiempo después ingresé al IMSS a trabajar en el área de Guarderías, y allí entré en contacto con las necesidades de los trabajadores de la ciudad y del campo. Luego recibí una invitación para trabajar en el programa de vinculación de la UNAM con empresarios del país, que acababa de echar a andar el rector Juan Ramón de la Fuente, tarea que desempeñé por casi cuatro años.

Cuando resultó electo como nuevo rector de la UNAM el doctor José Narro Robles, amablemente le sugirió mi nombre al nuevo Presidente de la Fundación UNAM (FUNAM), el licenciado Rafael Moreno Valle, para ser designada Directora Ejecutiva de esta Asociación Filantrópica creada hace 20 años para apoyar, desde la sociedad civil, las tareas de la universidad en cumplimiento de los tres grandes objetivos globales que tiene asignados en su Ley Orgánica: la docencia, la investigación y la difusión cultural.

En la FUNAM he podido realizar el sueño de mi vida desde niña, mismo que fui reforzando a lo largo de las responsabilidades que estuvieron a mi cargo hasta llegar al puesto que actualmente ocupo.

Aquí he podido pugnar por el incremento de las becas de apoyo a estudiantes de escasos recursos y alto rendimiento académico, así como para el otorgamiento de becas alimenticias a quienes no tienen posibilidad de cubrir adecuadamente esta necesidad vital mientras estudian en la UNAM.

También me tocó inaugurar el programa de becas de movilidad estudiantil que permite que, alumnos de excelencia que han sido aceptados para estudiar el último año de la carrera en otras universidades del extranjero pero que no cuentan con los recursos para realizar el viaje, lo puedan hacer con cargo a la FUNAM. En este 2014, el total de becas de los diferentes tipos que proporcionará la FUNAM, ahora bajo la presidencia de Dionisio Meade, asciende a 49 mil.

También, con la generosa contribución de los exalumnos y amigos de la UNAM se ha podido adquirir equipo instrumental en apoyo de diversos programas académicos, y se han aportado recursos para la remodelación de aulas y edificios que albergan a sus escuelas y facultades, tanto en el Distrito Federal como en las instalaciones que nuestra Máxima Casa de Estudios tiene a lo largo y a lo ancho del territorio nacional y en varios lugares del extranjero. Además, la FUNAM apoya con recursos que recibe de sus asociados y benefactores distintos proyectos de investigación que le son presentados por las Escuelas y Facultades de la UNAM, y ha contribuido igualmente al mejoramiento de las instalaciones que están dedicadas a la difusión cultural, como es el caso de sus varios museos de arte y sus salas de música, así como a la realización de giras de los integrantes de sus orquestas y coros al interior del país o al extranjero.

Trabajar para la FUNAM no me impide colaborar, a título honorífico, en otras instituciones dedicadas a la filantropía, como lo hice por un tiempo con el Fondo para Niños de México, establecido en Estados Unidos, o como lo hago actualmente con Mensajeros de la Paz, Capítulo “Edad Dorada”, cuya sede principal está en España. Y lo haré hasta el día en que ya no tenga fuerzas para ello, continuaré toda mi vida trabajando en actividades altruistas o filantrópicas, como aprendí a hacerlo desde niña observando el ejemplo de mis padres y abuelos que me enseñaron la gran verdad de que “quien no vive para servir, no sirve para vivir”.

Araceli Rodríguez, Directora Ejecutiva de FUNDACIÓN UNAM

Fuente | El Universal

La Fundación es una organización establecida en favor de las causas y objetivos de la Universidad Nacional Autónoma de México y para fortalecer su imagen como nuestra Máxima Casa de Estudios, tanto en México como en el extranjero.

Suscribete al Feed

¿Quieres comentar?

Dirección: Pennsylvania 203, Nápoles, Benito Juárez, 03810 Ciudad de México, Distrito Federal
Powered by: Layer & Soluciones IM