• Martes 19 de septiembre de 2017


Gratitud, orgullo y compromiso

Gratitud, orgullo y compromiso

Un texto de Juan Manuel Romero

Comparte esta nota

Tengo la fortuna de haber ingresado a la UNAM desde primero de secundaria en la Prepa 2, en lo que se denomina Iniciación Universitaria. En ese entonces, la Prepa ocupaba el espacio del Palacio de la Autonomía, en el centro de la ciudad. Hasta la capa más profunda de la piel se me pintó de azul y oro desde entonces.

Para expresar lo que la Universidad ha representado en mi vida, quiero recurrir a cuatro conceptos: el primero es el relativo a la gratitud que siento por los conocimientos recibidos y por mis extraordinarios maestros; por haber recibido una formación integral que me permitió cultivar mente, cuerpo y espíritu, con la convicción de ser parte de una sociedad a la que tenemos que servir y, gratitud porque en sus espacios se cultivaron las mejores amistades que preservo hasta hoy, recorriendo juntos la transición de la niñez a la adolescencia, compartiendo desinteresadamente ideales, emociones y las contradicciones propias de los procesos que nos llevaron a tomar decisiones individuales, algunas por cierto de la mayor trascendencia en nuestras vidas.

El siguiente concepto tiene que ver con el orgullo de pertenecer a una institución de primer nivel, que goza de un gran respeto y elevado reconocimiento nacional e internacional a lo que ha sido, es y será. También quiero referirme a mi identidad con los valores que se promueven y practican en la UNAM, tales como igualdad, responsabilidad, afán por el saber, respeto, laicidad, honestidad, creatividad, tolerancia y, de manera destacada, innovación.

El último concepto es el relativo al inigualable compromiso que uno adquiere al colaborar como parte del cuerpo directivo de una institución educativa y de investigación y desarrollo, en la que estamos obligados a formar mejores egresados, interesados en contribuir a lograr mejores condiciones de vida y a generar soluciones para atender las múltiples carencias de nuestra sociedad.

Cursé la carrera de Administración en la Facultad de Contaduría y Administración y después una maestría en el Tecnológico de Monterrey. Hace poco más de tres años tuve la gran suerte de que me invitaran a colaborar en la UNAM, lo que significó para mí una gran oportunidad de compartir la experiencia que obtuve a lo largo de mi actividad profesional, principalmente en los sectores financiero, energético y de ciencia y tecnología. Fui director general adjunto del Banco Nacional de Comercio Exterior; director corporativo de Finanzas en Petróleos Mexicanos; director general y presidente de la subsidiaria en México de Battelle Memorial Institute, una de las organizaciones más importantes de investigación y desarrollo de tecnología a nivel mundial. Desde principios de 2012 laboro en la Coordinación de Innovación y Desarrollo de la UNAM, primero como director general de Vinculación y desde agosto de 2013 como coordinador de Innovación y Desarrollo.

Las tareas que tiene a su cargo esta Coordinación son verdaderamente apasionantes y se pueden resumir en dos vertientes: una hacia la comunidad universitaria, orientada a promover una mayor cultura de innovación, de emprendimiento y de protección de la propiedad intelectual; la otra consiste en servir de vínculo como oficina de transferencia de conocimientos y tecnología, con los sectores público, privado y social de México. Este vínculo entre la Universidad y la sociedad se realiza básicamente de tres maneras: prestando servicios técnicos y tecnológicos, tales como análisis de laboratorio, desarrollando sistemas de información y comunicación, llevando a cabo análisis y diseño de procesos primarios, industriales y del sector servicios; la segunda, licenciando patentes, derechos de autor y otras figuras de propiedad intelectual para el desarrollo y explotación comercial de desarrollos generados en las tareas cotidianas de nuestros investigadores y personal docente en diversas áreas del conocimiento y; la tercera, por medio de la incubación de empresas promovidas por miembros de la propia comunidad universitaria. Las tres vías permiten poner a disposición de la sociedad las capacidades, acervos, conocimientos e infraestructura de la Universidad para ofrecer soluciones a sus requerimientos.

Es en estas labores en las que el papel de Fundación UNAM adquiere su importancia más relevante. La Fundación apoya con becas a más de 45 mil estudiantes de la Universidad, lo que permite concentrar los esfuerzos de los estudiantes beneficiados en mantener un nivel de excelencia en sus estudios. Asimismo, pone a disposición de grupos vulnerables servicios educativos y de salud.

Adicionalmente, con el apoyo de Fundación UNAM, la Coordinación desarrolla programas fundamentales para la transferencia de conocimientos y tecnología. Un ejemplo relevante consiste en el diseño y operación de un sistema de gestión de conocimiento (knowledge management system) que funcionará con un repositorio de información, debidamente organizada, y un mecanismo de búsqueda a partir de palabras y frases clave sobre las capacidades existentes en la UNAM. Por medio de Fundación UNAM se apoyan también varios proyectos relacionados con temas de salud, complementando recursos del Fondo Sectorial de Innovación Secretaría de Economía-CONACYT.

Para mí, Fundación UNAM constituye una pieza primordial que hace posible la instrumentación de esquemas innovadores que requerimos para concretar las tareas de la Coordinación, en favor de la comunidad universitaria y de la población en general.

Por: Juan Manuel Romero, Coordinador de innovación y Desarrollo UNAM.

Fuente | El Universal


Sigue leyendo:

Por la UNAM hablará mi espíritu. Otras voces de universitarios comprometidos con su Alma Mater (click en la imagen para ver la lista de textos)

voces_universitarios (1)

La Fundación es una organización establecida en favor de las causas y objetivos de la Universidad Nacional Autónoma de México y para fortalecer su imagen como nuestra Máxima Casa de Estudios, tanto en México como en el extranjero.

Suscribete al Feed

¿Quieres comentar?

Dirección: Pennsylvania 203, Nápoles, Benito Juárez, 03810 Ciudad de México, Distrito Federal
Powered by: Layer & Soluciones IM