• Viernes 22 de septiembre de 2017


Investigadores de la UNAM

Investigadores de la UNAM

Un texto de Rodolfo Zanella, director del CCADET UNAM

Comparte esta nota

Ingresé a la FES Cuautitlán de la UNAM porque yo vivía en una zona cercana a sus instalaciones. Puedo decir por tanto que debo mi ingreso a la visión de algún rector que propuso descentralizar la Universidad, ya que no era factible que la UNAM operara sólo en la Ciudad Universitaria del Pedregal. Casi por terminar la carrera, tuve un profesor que trabajaba en la CU y que, de manera muy entusiasta, nos invitó a conocer su laboratorio en el campus central. Ahí nos presentó las líneas de investigación en las que estaba trabajando, que tenían que ver con la hidrodesulfuración del petróleo. Yo quedé maravillado de los temas que se desarrollan en el área de investigación de la UNAM.

Me acuerdo también que al visitar la CU pude conocer los edificios de la Facultad de Química, del Instituto de Astronomía, del Instituto de Química, del Instituto de Fisiología Celular, entre otros que eran lugares muy destacados en la generación del conocimiento de nuestro país. En esos días yo escuchaba en la radio y en la televisión a algunos de los investigadores que trabajaban en esos Institutos, a quienes yo admiraba. Desde entonces, la UNAM significó el medio, el catalizador que ha permitido hacer realidad mis sueños de niño, dado que en esa época de mi vida, viví en una zona rural, tuve la gran oportunidad de ir descubriendo poco a poco las maravillas del mundo y eso ha sido gracias a las múltiples oportunidades que la Universidad ha puesto a mi alcance.

Ahora soy investigador en el Centro de Ciencias Aplicadas y de Desarrollo Tecnológico, y desde hace poco más de un año estoy encargado de la Dirección de este Centro de Investigación. Recuerdo haber leído en un artículo que Miguel Alcubierre decía: “Cuando uno es investigador, está como en un pequeño mundo, en su mundito particular. Ahí uno está con sus colegas, con sus amigos, con sus estudiantes; pero cuando se le designa para ocupar un puesto directivo se llega a conocer a la Universidad desde un punto de vista totalmente diferente, lo cual es extremadamente enriquecedor”.

La línea de investigación en la que estoy trabajando actualmente tiene como propósito abatir la contaminación del aire por medio de la modificación de los componentes activos de los mofles catalíticos para hacerlos más eficientes. También trabajo en la utilización de nano materiales para generar hidrógeno a través del agua, producir combustibles y purificar las aguas que están contaminadas, sobre todo con contaminantes orgánicos que no están contemplados en las normas vigentes, y que incluyen fármacos, plasticidas, hormonas y muchos otros compuestos que usamos en nuestra vida diaria. Este tipo de contaminantes muy fácilmente llegan al agua o al suelo y entonces lo contaminan. Por ejemplo, una bacteria que está en el suelo el cual está siendo regado permanentemente con aguas contaminadas, como las que generamos en la Ciudad de México, y que luego se utilizan para regar el Valle del Mezquital, por ejemplo, puede crear en las bacterias genes de resistencia hacia los antibióticos, por lo cual no se tendría manera de atacar a dicha bacteria. Por ello es importantísimo eliminar esos contaminantes del agua residual de la Ciudad de México.

En el campo de la investigación científica se necesita tiempo para trabajar, para experimentar, para plantear hipótesis, para validarlas y aún para descartarlas. Puede ocurrir que nosotros podamos llegar a una solución de los problemas investigados o que planteemos las bases para que otros investigadores, en este momento o en uno posterior, puedan llegar a encontrar una solución. Debido a que muchos de los problemas de los que se ocupa la ciencia son muy complejos, se necesita formar grupos grandes de científicos para poderlos resolver; creo que ésa es también una de las grandes oportunidades que nos brinda la Universidad, ya que nos permite interaccionar con otros investigadores a nivel mundial, lo que coadyuva al avance permanente de la ciencia. Sobre todo en lo concerniente a abatir la contaminación del aire y del agua, temas que hemos venido desarrollando en el Centro junto con otros colegas. En el mundo globalizado en que vivimos, en cuanto uno plantea una idea, en muy poco tiempo la comunidad científica que trabaja en el área se entera, porque así es la ciencia, y entonces colaboramos en la investigación para tratar de encontrar soluciones o respuestas. Cuando compartes lo que tú descubres con tus colegas, ellos a su vez comparten con nosotros lo que han descubierto, y así podemos avanzar todos mucho más rápidamente.

Considero que apoyar la tarea de la Fundación UNAM es algo importantísimo, porque esta institución filantrópica es un medio de nivelación social. Porque si bien en la UNAM hay alumnos que, afortunadamente, tienen las posibilidades de estudiar sin problemas económicos ya que tienen en su familia los medios para hacerlo de manera razonable y, en algunos casos, hasta cómoda, existen también casos de estudiantes con muchas ganas, con mucho entusiasmo, pero que no tienen las posibilidades económicas para hacerlo. Y la Fundación UNAM tiene un amplísimo Programa de Becas con el que se apoya a los estudiantes sobresalientes de escasos recursos económicos, y existe también el Programa de Apoyos Alimenticios que, desde mi punto de vista, es de muy alto impacto, ya que sin exigir un promedio mínimo, ayuda a que el alumno que lo requiere pueda alimentarse, ya que un estudiante con hambre no puede aprender.

Por eso me parece que es indispensable que se apoye a la Fundación UNAM, que desde que se creó hace 20 años apoya, en la medida de sus posibilidades, a los tres objetivos rectores de la UNAM: la docencia, la investigación; y la difusión de la cultura. Por eso hay que apoyar a la Fundación UNAM, cada uno en la medida de nuestras posibilidades, porque aunque sea con un granito de arena, poco a poco se pueden reunir recursos importantes, como los que permiten otorgar del orden de 43 mil becas anuales.

Por: Rodolfo Zanella S., director del Centro de Ciencias Aplicadas y Desarrollo Tecnológico

Fuente | El Universal


Sigue leyendo:

Por la UNAM hablará mi espíritu. Otras voces de universitarios comprometidos con su Alma Mater (click en la imagen para ver la lista de textos)

voces_universitarios (1)

La Fundación es una organización establecida en favor de las causas y objetivos de la Universidad Nacional Autónoma de México y para fortalecer su imagen como nuestra Máxima Casa de Estudios, tanto en México como en el extranjero.

Suscribete al Feed

¿Quieres comentar?

Dirección: Pennsylvania 203, Nápoles, Benito Juárez, 03810 Ciudad de México, Distrito Federal
Powered by: Layer & Soluciones IM