• Martes 19 de septiembre de 2017


La Fundación, un ejemplo de solidaridad

La Fundación, un ejemplo de solidaridad

Un texto de: César Buenrostro

Comparte esta nota

Nuestra Universidad Nacional Autónoma de México, con origen en la Real Universidad de México (Cédula Real de Carlos I de España. 1551), es y ha sido una institución pública que ha contribuido en forma determinante al desarrollo del país, con la formación de profesionales que se incorporan al servicio público, a la empresa privada o actúan individualmente, así como en el estudio e investigación de una buena parte de los asuntos del interés social.

Actualmente la UNAM tiene más de 330 mil estudiantes inscritos, cuenta con 37 mil 600 profesores y un total de3 mil 733 investigadores. Existen 107 carreras de licenciatura, 55 maestrías, 40 programas de doctorado, 33 de especialización y 32 de licenciatura de universidad abierta en ciudades diversas. Además tiene mil 468 convenios con 63 países.

Posee nuestra Universidad en el Centro Histórico de la Ciudad de México -Patrimonio Cultural de la Humanidad-, todos los grandes palacios en los que funcionó hasta mediados del siglo XX, los cuales restaurados están aprovechados para la impartición de cursos de posgrado, de idiomas y diversas especialidades, para congresos, seminarios técnicos y científicos, para la realización de eventos culturales y artísticos y para albergar las sedes de sociedades universitarias. Presumimos nuestra Ciudad Universitaria en el sur de la capital de la República y declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad, en cuyo proyecto y construcción participaron los más destacados arquitectos, ingenieros y artistas mexicanos del medio siglo XX. En sus instalaciones se desarrolla en armonía la comunidad universitaria y se preparan generaciones y generaciones de profesionales. Su campus está abierto y es visitado por miles y miles de personas de todo nuestro país y por muchos turistas extranjeros.

De familia ferrocarrilera, egresado de la antigua Escuela Nacional de Ingenieros, estudié la carrera de Ingeniería civil en el Palacio de Minería, en el Centro Histórico de la Ciudad de México, DF (1951-1955). Ahí llegamos estudiantes de todas las condiciones socioeconómicas y de todas las regiones del país, inclusive compañeros de diversos países, especialmente de Latinoamérica; fue un crisol en el que nos tratamos sin distinción alguna, todos como compañeros y amigos, actitudes con las cuales hasta la fecha nos vemos una buena parte de aquella generación; en la práctica formamos una fraternidad.

Tuvimos rectores, directores y maestros de excelencia, quienes generosamente nos transmitieron sus valiosos conocimientos y experiencias tanto educativas como las de sus ejercicios profesionales. Recordamos con cariño y respeto al doctor Nabor Carrillo, al ingeniero Javier Barros Sierra, al ingeniero Manuel J. Flores, al ingeniero Esteban Salinas, al ingeniero Heberto Castillo, al ingeniero Antonio Coria, al arquitecto Adrián Giombini, al ingeniero Marco Aurelio Torres H., al ingeniero Rodolfo Félix, al ingeniero Mariano Pontón, al ingeniero Heinz Lesser Jones, al ingeniero Manuel Mascott y con ellos a todos nuestros maestros.

Experiencias excepcionales fueron las prácticas de Topografía en Apatzingán, Michoacán, a las cuales invitó el general Lázaro Cárdenas -entonces vocal ejecutivo de la Comisión del Tepalcatepec-, a un grupo de 100 alumnos al término del primer año de estudios. Asimismo, el viaje de prácticas de Obras llevado a cabo durante nuestro cuarto año de estudios fue vía el Puerto de Veracruz embarcándonos en el cañonero Durango de la Armada de México, visitando obras en Coatzacoalcos, desembarcando en el Puerto de Progreso y por vía de ferrocarril, desde la península de Yucatán, recorriendo obras del Ferrocarril del Sureste, obras hidráulicas en los ríos Grijalva y Usumacinta, hasta regresar a la Ciudad de México. Con esto conocimos además regiones importantes de nuestro país, sus habitantes, sus recursos y potencialidades.

Cuatro pasantes elaboramos nuestras tesis profesionales en el Instituto de Ingeniería (CU), en el primer año de su creación, con las excelentes orientaciones del ingeniero Fernando Hiriart, el profesor Raúl Marsal, el doctor Enzo Levy y el ingeniero Fernando Espinosa.

En la Universidad afirmamos los valores que nuestros padres nos enseñaron en los aspectos nacionalistas, de la ética, de respeto a las personas, del aprovechamiento racional de los recursos naturales, de la solidaridad social, entre otros; aprendimos a aprender y a compartir conocimientos y experiencias y a estar abiertos a seguir aprendiendo cotidianamente; asimismo aprendimos la importancia del trabajo en equipo y la utilización de la planeación con una visión integral, de la programación y de la elaboración de proyectos.

Todo lo anterior nos ha sido elemento fundamental para nuestro desenvolvimiento personal y de grupos, para emprender y afrontar tareas y lograr objetivos tanto en el sector público como en la empresa privada, con las cuales los egresados de la UNAM en conjunto hemos contribuido al desarrollo de México.

Reafirmo que la UNAM ha sido un factor determinante para el desarrollo del país, ha contribuido con la participación de sus egresados a que las instituciones fundamentales que el gobierno ha creado, hayan cumplido los altos objetivos que se les señalaron.

Sólo menciono como ejemplos la Comisión Nacional de Irrigación (Secretaría de Recursos Hidráulicos), Comisión Nacional de Caminos (Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas), Comisión Federal de Electricidad, Petróleos Mexicanos. Otros Centros públicos de educación superior como el Instituto Politécnico Nacional, Escuela Nacional de Agricultura Chapingo y Universidades estatales han contribuido así mismo a la formación de generaciones en diversas especialidades.

Fundación UNAM

Por cumplir 20 años de su creación y cuyos propósitos básicos son los de apoyar de muy diversas formas a nuestra Universidad, ha tenido excelentes presidentes y sus consejos directivos han agrupado a destacados egresados de la misma con diversas especialidades y posiciones en sus campos de acción, pero todos unidos con el mismo propósito de apoyo en función de sus propias posibilidades, aportando todos su prestigio, sus relaciones y capacidad de gestión, elementos materiales incluyendo los económicos para el desarrollo de las actividades de la Fundación y el logro de sus objetivos. Ha habido continuidad y crecimiento de la propia Fundación y por lo tanto de sus programas de acción.

Considero para mí un honor y un privilegio la invitación que el ex rector doctor Juan Ramón de la Fuente me formuló a integrarme como consejero a la Fundación y asimismo cuando el rector doctor José Narro Robles me invitó a ser integrante  del Consejo Directivo.

Son cuatro los programas básicos que tiene establecidos Fundación UNAM: Apoyo a la Docencia; Apoyo a la Investigación; Apoyo a la Difusión de la Cultura y Procuración de Fondos.

Por limitaciones de espacio aquí sólo destaco que en el Programa de Apoyo a la Docencia, en 2013, 155 mil alumnos tuvieron beca, de las cuales recibieron ese año 36 mil 864 el apoyo del Programa Nacional de Becas y se tiene el objetivo de elevar ese número a cerca de 45 mil. Apoyos adicionales son el Nutricional a estudiantes de bajo rendimiento académico y escasos recursos familiares, con notables resultados.

En el Programa de Apoyo a la Investigación, destaco el Programa de Capacitación para Profesionales de la Salud en Modelos de Detección Temprana e Intervención del Consumo de Sustancias Adictivas, para la preparación de 2 mil 200 profesionales de la salud. En el Programa de Investigación para la Detección y Tratamiento de Problemas Neurológicos en Bebés un total de 7 mil 54 han sido evaluados, mil 107 se han diagnosticado, realizándose 33 mil 538 terapias y otorgado tratamiento neurohabilitatorio a 865 bebés. Asimismo enuncio el Programa de recuperación del Ecosistema alterado por sequía en la Sierra Tarahumara, comprendiendo a 52 comunidades y 561 productores. El Programa de Manejo Hídrico para lograr un mejor aprovechamiento del agua, alcanzó un número de 340 mil habitantes en Oaxaca, Puebla y Tlaxcala.

Del Apoyo a la Difusión Cultural destaco las actividades de SuSede en el Centro, mediante el cual se efectuaron más de 200 eventos el año pasado, con asistencia que rebasó los 2 millones de personas, contándose con la participación de destacados artistas que actuaron en inmuebles del Patrimonio Universitario de la propia UNAM, en el Centro Histórico. El Programa de Procuración de Fondos contó con un capital de 362 millones de pesos en el 2013.

Con el orgullo de pertenecer a Fundación UNAM por los nobles propósitos que promueve y actividades que realiza y agradeciendo a quienes han leído estas notas, les formulo la invitación a que se acerquen y se incorporen a la misma.

César Buenrostro Hernández

Ingeniero Civil

Fuente: EL UNIVERSAL


Sigue leyendo:

Por la UNAM hablará mi espíritu. Otras voces de universitarios comprometidos con su Alma Mater (click en la imagen para ver la lista de textos)

voces_universitarios (1)

La Fundación es una organización establecida en favor de las causas y objetivos de la Universidad Nacional Autónoma de México y para fortalecer su imagen como nuestra Máxima Casa de Estudios, tanto en México como en el extranjero.

Suscribete al Feed

¿Quieres comentar?

Dirección: Pennsylvania 203, Nápoles, Benito Juárez, 03810 Ciudad de México, Distrito Federal
Powered by: Layer & Soluciones IM