• Martes 16 de octubre de 2018


El ciclismo urbano, alternativa saludable

El ciclismo urbano, alternativa saludable

Comparte esta nota

En la Ciudad de México circulan más de 3 millones de automóviles y se realizan más de 22 millones de viajes en transporte público y privado al día, esto ocasiona que cada ciudadano invierta en promedio 2 horas para llegar al trabajo o escuela. Sin embargo, el uso de un transporte alternativo como la bicicleta podría ser la solución, se ahorraría tiempo, se reduciría la contaminación y el tránsito.

El ciclismo es un deporte aeróbico, a través del uso de la bicicleta se realizan recorridos en pista, aire libre, montañas o en las calles (conocido como ciclismo urbano).

Esta actividad se práctica en dos modalidades: como deporte en el que se mide rendimiento en tiempos, distancias o retos con fines competitivos; o como actividad física para mejorar la salud, por prescripción médica, por gusto o como medio de transporte, expuso Jorge Takeshi Aoyama, especialista en actividad física y deportiva de la UNAM.

El jefe del laboratorio de biomecánica de la Dirección General de Actividades Deportivas y Recreativas (DGDyR) de la UNAM, advirtió que cualquiera que sea la razón por la que se decide hacer ciclismo –u otro deporte-, antes se debe realizar un Check up que consiste en exámenes médicos físicos, psicológicos y bioquímicos, así como recurrir a un nutriólogo para ayudar a evitar problemas musculares, cardiovasculares o de articulaciones.

Quienes sufren obesidad, sobrepeso, diabetes, hipertensión, afecciones cardiacas, colesterol alto y otros problemas de salud deben ser los más interesados en hacer ejercicio, pero siempre con recomendación de un especialista en medicina del deporte para reducir los factores de riesgo y se cuente con una atención integral.

Aoyama Núñez explicó que una vez que ya se sabe apto para este ejercicio, debe buscar la bicicleta ideal para su tipo de cuerpo (largo de las piernas, tamaño del pie, altura del asiento, y distancia del manubrio para una mejor posición, por mencionar algunos), luego buscar equipo de protección (casco, guantes anti-derrapantes, zapatos tenis adecuados al pedal, coderas, rodilleras e incluso, ropa especial para garantizar seguridad y comodidad) y por último, conocer el reglamente que se tiene en el Distrito Federal.

“Tomando en cuenta todo ello, se estará seguro de que al practicar este deporte se beneficiará su salud en vez de empeorarla. No obstante, es importante, como en todo ejercicio, antes de comenzar se requiere realizar un breve calentamiento, mismo que también debe ser recomendado de acuerdo a su edad, estado de salud y a su frecuencia cardiaca y respiratoria”.

Bici vs Auto

La diferencia es abismal y más notoria en la contaminación que ambos generan:

  • 50% del consumo total de combustibles fósiles pertenece al sector transporte en nuestro país. La contaminación generada por un ciclista es de 20 a 40 veces menor que la de un automovilista.
  • 92% del parque vehicular es privado. Ellos ocupan más del 80% del espacio vial y son los responsables del 70% de la contaminación que genera el transporte; y solo cubren el 18% de los viajes.
  • 12 kilómetros por hora. Es la velocidad promedio en que circulan los vehículos en la Ciudad en horas pico y avenidas transitadas. Lo que incrementa los gramos contaminantes emitidos al ambiente.
  • Menores gastos. Los costos asociados al uso de bicicleta son, entre 50 y 100 veces menos que los realizados por los automovilistas; además los costos de transportación y mantenimiento son menores.

Cambios de mentalidad

  • Adiós al estrés. Puede ser un ejercicio tan relajante que puede contribuir a la eliminar de estrés y tensión emocional, ya que el cerebro se oxigena más, y esto permite pensar con mayor facilidad y claridad.
  • Bienvenida felicidad. Andar en bici genera endorfinas, las llamadas hormonas de la felicidad, con las que además de generar optimismo y alegría; ayuda a no tomarse como un ejercicio forzoso, sino divertido.
  • Opciones saludables. Propicia cambios en estilos de vida, en la alimentación, hábitos saludables como la ingesta de agua en vez de bebidas azucaradas y la práctica común de la actividad física diaria.

Fuente | Dirección General de Divulgación de la Ciencia, UNAM

 

La Fundación es una organización establecida en favor de las causas y objetivos de la Universidad Nacional Autónoma de México y para fortalecer su imagen como nuestra Máxima Casa de Estudios, tanto en México como en el extranjero.

Suscribete al Feed

¿Quieres comentar?

Dirección: Pennsylvania 203, Nápoles, Benito Juárez, 03810 Ciudad de México, Distrito Federal
Powered by: Layer & Soluciones IM
//jQuery(window).load(function(){ //jQuery('#myModal').modal('show'); //});