• Miércoles 24 de enero de 2018


Desperdicio de alimentos en el mundo

Desperdicio de alimentos en el mundo

1300 millones de toneladas al año

Comparte esta nota

El desperdicio de alimentos es un problema creciente en nuestro planeta. Es precisamente el uso y aprovechamiento de los recursos naturales de la Tierra lo que representa un balance entre la explotación y el mantenimiento de ciclos naturales vitales, que nos proveen de agua, suelos fértiles y alimentos, permitiendo la conservación de los ecosistemas, de acuerdo con Marisa Mazari Hiriart, investigadora del Instituto de Ecología de la UNAM.

Cada 5 de junio se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente, por lo que se recordó que en el planeta, 7 mil millones de habitantes compartimos agua, suelo, aire y energía, entre otros recursos naturales, y que somos dependientes de esos mismos, por lo que es urgente tener una producción eficiente de bienes, así como generar y manejar el desecho de manera adecuada.

La producción de alimentos es un claro ejemplo del consumo no sostenible, pues cada año hay un desperdicio  de 1300 millones de toneladas en el mundo, mientras mil millones de personas viven con desnutrición, de acuerdo con el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente.

Desperdicio_de_alimentos_02

A través del Día Mundial del Medio Ambiente se intenta crear una consciencia como usuarios de recursos naturales, de los cuales dependemos y que son limitados. Estos se mantienen o disminuyen mientras la población crece, por lo que minimizar el consumo y generación de desperdicio es uno de los grandes retos en la actualidad, debido a que nuestra forma de vida genera desechos sólidos, líquidos y gaseosos que afectan el suelo, el agua y a la atmósfera. Es esencial tomar en cuenta que parte de ellos son reutilizables, pero requieren de un manejo y costo para lograrlo.

Desde la Revolución Industrial, en los últimos 300 años se ha hecho un uso intensivo de recursos naturales. Al no permitir un balance se ha llegado a un desequilibrio que ha resultado más drástico en el reciente medio siglo, incrementando la producción de bienes y la esperanza de vida, a la par de la deforestación, defaunación y pérdida de hábitats. Hay una demanda mayor conforme la población va en aumento, la eficiencia creciente en el uso de recursos no ocurre al mismo ritmo en que generamos desechos.

Solemos creer que la tecnología puede resolverlo todo, pero no es así. Si bien es de gran ayuda, los ciclos de la naturaleza son mucho más eficaces de lo que podemos lograr de forma artificial.

Desperdicio_de_alimentos_03

Hay residuos y subproductos que vienen de la elaboración de fármacos, plaguicidas y alimentos que derivan en una contaminación ambiental, de la misma manera que se generan desechos electrónicos, creando un gran desafío de nuestra era. Un antibiótico ayuda a mejorar la salud, pero crea resistencia en las bacterias, con residuos líquidos saliendo de nuestros inodoros, difundimos estos compuestos que logran tal capacidad en microorganismos que habitan en los sistemas acuáticos. Tenemos entonces un arma de dos filos, pues a mediano y largo plazo ya no podremos ocupar los mismos medicamentos que usamos hoy en día.

Detergentes, plaguicidas, disolventes y combustibles generan residuos que son dañinos para el medio ambiente, como el exceso de nutrientes, compuestos orgánicos, metales pesados e hidrocarburos. Estas sustancias son tóxicas en concentraciones muy bajas y se han encontrado en cuerpos de agua, donde a mediano plazo tienen efectos irreversibles en el hígado, riñón o sistema nervioso central de las personas.

Con este tipo de situaciones se altera la calidad del agua, además de la liberación de compuestos tóxicos que nos afectan a nosotros  y a las próximas generaciones. Para lograr este escenario, los ciudadanos debemos ser conscientes, informándonos acerca de lo que consumimos y de su producción, sea alimentos, medicamentos, plaguicidas o equipo electrónico, así como el manejo de sus desechos.

¿Sabías que la UNAM cuenta con una planta de composta?

Fuente| DGCS UNAM

La Fundación es una organización establecida en favor de las causas y objetivos de la Universidad Nacional Autónoma de México y para fortalecer su imagen como nuestra Máxima Casa de Estudios, tanto en México como en el extranjero.

Suscribete al Feed

Suscribete al Feed

¿Quieres comentar?

Dirección: Pennsylvania 203, Nápoles, Benito Juárez, 03810 Ciudad de México, Distrito Federal
Powered by: Layer & Soluciones IM