• Sábado 21 de abril de 2018


Cuando el Estado no es suficiente

Cuando el Estado no es suficiente

Comparte esta nota

En las montañas ubicadas al sureste de Bogotá existe una ciudad rural de 300,000 habitantes llamada Armenia. En ella, la maestra Myriam Mazzo da clases en una escuela de un solo salón, en donde niños de diferentes edades y grados escolares conviven por igual. Los estudiantes trabajan en pequeños grupos a su propio ritmo. Mazzo, en vez de dar la clase parada frente al grupo y con un pizarrón detrás, circula a través  de todo el salón, haciendo más el papel de guía que de instructor.

Con este método ha enseñado a decenas de generaciones de niños colombianos, hijos en su gran mayoría de agricultores y sembradores de café locales. Así han aprendido a leer, a escribir, matemáticas y ciencias. Muchos de los niños que llegan a su salón son los primeros de sus familias en ir a la escuela.

El método es conocido como “Escuela Nueva” y lleva 28 años de ser impartido en las escuelas públicas de Colombia. Fue desarrollado por Clara Victoria Colbert de Arboleda en la década de los setenta y fue diseñado específicamente para escuelas rurales que no cuentan con muchos recursos y deben enseñar a niños de diferentes grados en un mismo espacio.

La familia Colbert tiene una larga tradición de activismo en el área de educación en Colombia. La madre de Clara Victoria Colbert fundó universidades para capacitar alumnos de escasos recursos y fue una educadora de pensamiento muy avanzado. Su abuelo a su vez fue Ministro de Educación.

La Sra. Colbert fue maestra de sociología de la educación al tiempo que se especializaba como socióloga en la Universidad Javeriana de Bogotá y trabajaba dando cursos de educación a distancia a profesores rurales. Tiempo después obtuvo la beca Ford para estudiar un posgrado en la Universidad de Stanford en educación comparada y sociología de la educación. A su regreso, consideró que tenía un deber para con su patria de implementar todos sus conocimientos. Por ello comenzó a trabajar en el Ministerio de Educación como coordinadora de los maestros rurales de todo el país.

Dentro del programa “Escuela Nueva” el estudiante es quien lleva la batuta. Pierde el miedo a hablar o compartir ideas, se vuelve participativo, democrático, aprende a trabajar en equipo y compartir, tanto conocimientos como materiales. Y como puede trabajar a su propio ritmo, le es permitido ausentarse (situación muy común entre hijos de agricultores que deben ir a ayudar con la pizca o la cosecha) y volver incluso un mes después.

Escuela Nueva busca enseñarles a los alumnos el poder y la importancia de la educación y lograr que ellos transmitan el mensaje en sus casas, de modo que no haya tanta deserción y se valore el papel de la escuela en el desarrollo humano. Escuela Nueva hace censos de los alumnos, dónde viven, a qué se dedican sus familias y empata esa información con los calendarios de cosechas, de modo que los planes de estudio se personalizan a cuando el alumno tenga que dejar temporalmente la escuela. Así mismo se les enseña sobre las actividades específicas que realiza su familia, para que puedan llevar ese conocimiento a casa y transmitirlo a sus familias.

Durante la década de los ochenta gracias a una iniciativa del gobierno de Colombia, Banco Mundial y la UNESCO, Escuela Nueva se convirtió en una política educativa a nivel nacional. En 1988 la UNESCO declaró que Colombia era el único país en toda América Latina y el Caribe en donde las escuelas rurales superaron a las urbanas gracias al método Escuela Nueva.

Entre 2007 y 2009, el programa enseñó a más de 700,000 niños en Colombia y el modelo se implementó en 20,000 escuelas a lo largo del país, entre ambientes rurales y urbanos. Escuela Nueva se ha expandido ya a 19 países en todo el mundo, incluyendo India, Brasil y Filipinas, beneficiando más de cinco millones de niños no privilegiados.

El método transforma el paradigma convencional de aprendizaje en donde el maestro es el centro de todo a uno en donde los alumnos se convierten en el punto focal. Una tendencia que parece irse extendiendo en todas las escuelas que han registrado avances significativos en sus alumnos y que bien debemos tener en cuenta.

La Fundación es una organización establecida en favor de las causas y objetivos de la Universidad Nacional Autónoma de México y para fortalecer su imagen como nuestra Máxima Casa de Estudios, tanto en México como en el extranjero.

Suscribete al Feed

¿Quieres comentar?

Dirección: Pennsylvania 203, Nápoles, Benito Juárez, 03810 Ciudad de México, Distrito Federal
Powered by: Layer & Soluciones IM
//jQuery(window).load(function(){ //jQuery('#myModal').modal('show'); //});