• Sábado 16 de febrero de 2019


Educación Inclusiva

Educación Inclusiva

Comparte esta nota

Hace décadas, cuando en casa existía un pequeño con discapacidad física o intelectual, por lo general eran niños destinados a permanecer en casa. Con suerte y si las condiciones lo permitían, recibían educación personalizada pero en casa siempre, pues no existían escuelas en donde los recibieran por su condición.

Conforme el siglo XX avanzó, los pedagogos comenzaron a preocuparse por integrar en la medida de lo posible a estos niños con la finalidad de no dejarlos fuera por causa de una situación completamente ajena a ellos. Y así fue como surgió la educación de inclusión o educación inclusiva. En México en el año de 1970 se creó la Dirección General de Educación Especial, a cargo de la Profesora Odalmira Mayagoitia de Toulet, quien tenía la idea de que las personas con discapacidad deberían adaptarse al entorno y no ser excluidas. En 1978 en el Reino Unido se publicó un informe que cambiaría todo, el Informe Warnock, un documento que constituye uno de los precedentes más importantes para el desarrollo de lo que se conoce como el sistema educativo actual óptimo a nivel internacional: la educación inclusiva.

La UNESCO definió a la educación inclusiva como “el proceso de identificar y responder a la diversidad de las necesidades de todos los estudiantes a través de la mayor participación en el aprendizaje, las culturas y las comunidades, reduciendo la exclusión en la educación.” El término inclusión implica una filosofía alrededor del lugar donde se brinda la educación, una aproximación interdisciplinaria de planeación en equipo, métodos de instrucción y actitudes. Pero la educación inclusiva, al menos en México, también se refiere a la niñez indígena. De acuerdo a datos de CONAPRED, en este país hay seis millones de niños, niñas y jóvenes entre los 3 y 17 años que no acuden a la escuela, indígenas en su gran mayoría. Por su parte, los niños con algún tipo de discapacidad física o intelectual representan el 1.6% de la población total infantil de nuestro país. Ambas son cifras importantes que deberían hacernos reflexionar acerca del papel de las escuelas de inclusión.

En México a partir de 1992, gracias al Acuerdo Nacional para la Modernización de la Educación Básica se impulsó el proceso de integración de alumnos y alumnas con discapacidad a las escuelas de educación básica regular.

Más adelante, en el año de 2006 se implementó el Programa Nacional de Fortalecimiento de la Educación Especial y de la Integración Educativa, mismo que se dedicó a promover los servicios de educación especial. Ello con la finalidad de que contaran con recursos humanos y materiales necesarios para poder arrancar programas de inclusión en escuelas tanto de educación inicial como básica. Bajo el lema “Todos en la misma escuela” las escuelas pronto comenzaron a operar bajo el esquema de inclusión, recibiendo a más y más alumnos deseosos de aprender pero que no habían encontrado la forma de hacerlo.

Para que una escuela sea considerada de inclusión en nuestro país, hay que tomar un gran número de medidas. Primeramente, equiparla con rampas para sillas de ruedas, tener espacios dignos, seguros y cómodos para todo el alumnado, contar con los anchos y alturas mínimas, barreras y el mobiliario adecuado de acuerdo a las necesidades de alumnos especiales. Así mismo su planta docente debe tener una capacitación para saber lidiar con situaciones específicas derivadas de la discapacidad de sus alumnos.

Actualmente en México existen escuelas de inclusión de diversos tipos. Públicas y privadas, laicas y con orientación religiosa, de puros niños o niñas y mixtas e incluso de educación tradicional y Montessori. Las opciones para los padres de familia son mucho más amplias e informadas que para generaciones pasadas y nuestro país, a nivel educativo ha emprendido un camino hacia la igualdad. Falta mucho por andar, pero la ruta está trazada.

La Fundación es una organización establecida en favor de las causas y objetivos de la Universidad Nacional Autónoma de México y para fortalecer su imagen como nuestra Máxima Casa de Estudios, tanto en México como en el extranjero.

Suscribete al Feed

¿Quieres comentar?

Dirección: Pennsylvania 203, Nápoles, Benito Juárez, 03810, Ciudad de México.
Powered by: Layer & Soluciones IM
//jQuery(window).load(function(){ //jQuery('#myModal').modal('show'); //});