• Sábado 16 de febrero de 2019


La adquisición y desarrollo del lenguaje son fomentados por el afecto

La adquisición y desarrollo del lenguaje son fomentados por el afecto

Comparte esta nota

El Laboratorio de Infantes de la Facultad de Psicología de la UNAM ha analizado los procesos detrás del habla espontánea de los niños para entender cómo se desarrolla la adquisición del lenguaje. En el estudio participaron 75 menores de entre nueve y 15 meses. Aquí los resultados de las pesquisas.

Los proyectos desarrollados por el Laboratorio de Infantes (LI) de la Facultad de Psicología, están relacionados con el entendimiento y la adquisición de distintas habilidades cognitivas en niños pequeños. Distintos fenómenos de aprendizaje en niños menores a los dos años, han son analizados por medio de métodos experimentales y recursos de investigación avanzados.

Elda Alicia Alva, responsable del laboratorio, explicó que la ausencia de afecto influye en el desarrollo cognitivo de los bebés, lo que tiene consecuencias negativas en el aprendizaje.

Indicó que los bebés que son criados por padres sensibles emiten sus primeras 50 palabras antes y desarrollan más habilidades de aprendizaje y autorregulación emocional que los que no reciben ese trato, expuso Bárbara Guerrero, del  mismo laboratorio.

Las conductas parentales son sincrónicas, recíprocas y útiles para ajustar las actividades de los padres a las necesidades y estado emocional de sus hijos al alimentarlos, acostarlos, bañarlos o jugar.

De esta manera favorecen la atención conjunta hacia una actividad u objeto y brindan mayores oportunidades para aprender nuevas palabras. Por lo que las interacciones afectivas positivas desarrollan en los niños distintas habilidades como son la toma de turnos que fomenta el diálogo.

En su oportunidad, Tania Jasso, otra investigadora del LI, mencionó que al utilizar diminutivos para transmitir cariño y afecto, los adultos facilitan la adquisición de lenguaje en los menores, al simplificar, regularizar y resaltar estructuras importantes.

“En trabajos realizados en el laboratorio, observamos que a partir de los 30 meses de edad conocen su significado y lo utilizan para hacer alusión al tamaño de los objetos antes de incorporar el aumentativo en su habla espontánea”, dijo la especialista.

Aprendizaje de palabras

En tanto, Paloma Suárez, adscrita también al laboratorio, refirió que en estudios para evaluar la adquisición de vocabulario se ha descrito que bebés de poco más de un año son capaces de aprender una nueva palabra con sólo seis repeticiones.

En los trabajos realizados en el LI, analizamos si el tiempo de reacción al mirar una imagen relacionada con un nuevo vocablo es un indicador de habilidades lingüísticas desde etapas tempranas.

Asumimos que si el infante dirige su mirada al objeto asociado a una palabra nueva es capaz de aprenderla. Encontramos una disminución ordenada de los tiempos de reacción al incrementar la edad de los niños, hallazgo sin precedente que implica una especialización en la respuesta a estímulos lingüísticos a partir de los 15 meses, concluyó.

Los resultados de esta investigación y otras relacionadas con el desarrollo cognitivo de los infantes pueden ser consultadas en la página web del laboratorio a la que se puede acceder en http://www.laboratoriodeinfantes.psicol.unam.mx/

La Fundación es una organización establecida en favor de las causas y objetivos de la Universidad Nacional Autónoma de México y para fortalecer su imagen como nuestra Máxima Casa de Estudios, tanto en México como en el extranjero.

Suscribete al Feed

¿Quieres comentar?

Dirección: Pennsylvania 203, Nápoles, Benito Juárez, 03810, Ciudad de México.
Powered by: Layer & Soluciones IM
//jQuery(window).load(function(){ //jQuery('#myModal').modal('show'); //});