• Martes 16 de octubre de 2018


Maltrato a menores por negligencia y abandono

Maltrato a menores por negligencia y abandono

No todo es violencia física

Comparte esta nota

Una tercera parte de los infantes mexicanos sufre de maltrato, aunque esta cifra habla de la violencia evidente, existen otros maltratos sutiles, como la negligencia y el abandono que suceden en todas las clases sociales. De acuerdo con Noemí Díaz Marroquín, profesora de la Facultad de Psicología de la UNAM, este tipo de maltrato no está registrado y puede alcanzar al 70% de este sector.

Hoy en día es común que los niños no tengan más compañía que la de la televisión, sus dispositivos móviles o videojuegos. Esto se debe en parte a que los padres deben salir a trabajar y cuando regresan a casa tienen poco tiempo y energía para atender las necesidades de sus hijos.

El 4 de junio se conmemoró el Día Internacional de los Niños Víctimas Inocentes de la Agresión, en ocasión de ello, la jefa del Centro de Servicios Psicológicos Dr. Guillermo Dávila, de la Facultad de Psicología, mencionó que las familias deben ser consideradas como el lugar donde los menores son protegidos y socializados, aunque hay algunas que no desempeñan estas funciones, pues para que eso suceda debe de haber un contexto de amor. Los niños necesitan de reconocimiento, valoración, apego y acompañamiento, privarlos de esa protección y cariño familiar es arrebatar una parte fundamental para su desarrollo.

Maltrato_a_menores_02

Cualquier forma de maltrato o agresión tiene repercusiones psicológicas. En el 70% de los casos, los adultos son negligentes en el cuidado, por lo que hay un abandono emocional e indolencia ante sus necesidades y requerimientos. Hay muchos casos donde los pequeños cuentan con alimentación y seguridad, pero esto no resulta suficiente ya que necesitan de la compañía y amor para crecer de forma óptima.

Esta deficiencia se puede encontrar en todos los estratos socioeconómicos, agravándose más en casos de pobreza extrema, donde las madres se ocupan del hogar y los padres no están presentes. En estos casos, las mujeres están enfocadas en la supervivencia diaria, por lo que tienen que trabajar y disponen de poco espacio y vigor para proporcionar la parte de ternura y apego, aunque hay quienes lo hacen. En las clases altas, los niños están a cargo de nanas o choferes ya que en muchos casos los padres no se interesan por ellos.

Algunas formas de maltrato son más evidentes, en ocasiones la violencia no se da hacia todos los hijos, enfocándose en uno solo y haciéndolo blanco de comparaciones lastimosas, descalificaciones y burlas por sus capacidades, aspecto y logros. Puede haber también un entorno social violento que llegue a la familia y se reproduzca al interior. Esto hace que todas las interacciones sean agresivas entre los miembros de la familia.

Maltrato_a_menores_03

Por lo regular, quien sufre maltrato físico resulta agresivo en otros entornos, presentando baja autoestima, poco sentimiento de logro y un retraso en su desarrollo social y cognoscitivo. Quienes son privados emocionalmente son más sumisos, proclives a ser vejados en otros contextos, presentando depresiones severas al crecer.

Aunque hay personas que, a pesar de haber vivido con privación de amor y maltrato, logran salir adelante gracias a su capacidad de resistencia. Tras estar en condiciones extremas, exhiben los recursos necesarios para no repetir los patrones.

La culpa es un elemento importante para que los padres se den cuenta del daño que han hecho e intenten repararlo, por lo que debe tratarse a toda la parentela ya que de otra manera no podrán salir del círculo.

Una buena estrategia puede ser enfocar horarios especiales y complementarios para que los padres acompañen a sus hijos. También es recomendable buscar apoyo en las redes familiares e institucionales. Si bien no hay soluciones sencillas para un problema tan complejo como es el maltrato infantil, se puede trabajar desde diversos ángulos para ayudar a disminuir su aparición.

 

Fuente | DGCS 

La Fundación es una organización establecida en favor de las causas y objetivos de la Universidad Nacional Autónoma de México y para fortalecer su imagen como nuestra Máxima Casa de Estudios, tanto en México como en el extranjero.

Suscribete al Feed

¿Quieres comentar?

Dirección: Pennsylvania 203, Nápoles, Benito Juárez, 03810 Ciudad de México, Distrito Federal
Powered by: Layer & Soluciones IM
//jQuery(window).load(function(){ //jQuery('#myModal').modal('show'); //});