• Miércoles 19 de diciembre de 2018


Un santuario de luces

Un santuario de luces

Conoce el bosque de luciérnagas ¡un mágico lugar!

Comparte esta nota

¿Te imaginas entrar a un bosque iluminado por miles y miles de pequeñas lucecitas que de noche iluminan todo y lo transforman en un sitio verdaderamente encantado? Ese lugar existe y está mucho más cerca de lo que imaginas.

Parece una escena extraída de un auténtico cuento de hadas. Un bosque de coníferas, con pequeños caminitos que se abren paso entre la densa vegetación que parece haber saltado de un cuento de Navidad.

De pronto cae la tarde, se hace de noche y la aventura comienza. Poco a poco se empiezan a encender pequeñas lucecitas por aquí y por allá, que titilan y transforman el paisaje en algo verdaderamente extraordinario. ¿Crees que es parte de un cuento o que existe en los países nórdicos? Nada más lejano a la verdad. El lugar está en México, a pocos kilómetros del Distrito Federal.

En los municipios de Nanacamilpa y Españita, en el estado de Tlaxcala, existe un sitio llamado el Santuario de las Luciérnagas. Un espacio de cerca de 200 hectáreas ideal para que las larvas encuentren una fuente de alimento perfecto para crecer y convertirse posteriormente en luciérnagas. Durante las noches, principalmente de julio, las luciérnagas hembra se iluminan con la finalidad de atraer a los machos y aparearse. Una vez logrado esto, la hembra deposita los huevecillos en la corteza de los árboles.

Llegar no es difícil, pero hay que realizar algunos preparativos. Como la temporada termina en agosto, debes reservar un hotel para pasar la noche, o bien solicitar permiso para acampar. Los hoteles en la zona son:

 

Eco Hotel Piedra Encantada

Tel. (748) 766 0889 y 106 2315

 

Villas del Bosque Santa Clara

045 (246) 149 4119 y 01 (246) 462 9042

luciernagas_2

También puedes dormir en Tlaxcala y trasladarte a Nanacamilpa por la tarde para admirar el espectáculo. Habitualmente grupos de cerca de veinte personas emprenden una caminata en medio del bosque a través de caminos previamente señalizados. No se puede llevar ninguna fuente de luz (ni linternas, celulares o encendedores) pues las luciérnagas son seres muy frágiles que pueden asustarse incluso con la luz de la luna.

Los grupos son dirigidos por guías locales y biólogos que explican cómo es el proceso reproductivo y el ciclo de vida de las luciérnagas. Los visitantes después son testigos absolutamente mudos de este hermoso proceso de apareamiento en el cual está prohibido alterar de ninguna forma el hábitat de estos hermosos insectos luminiscentes.

En el mundo solo existen dos santuarios de luciérnagas. Uno en Nueva Zelanda y el de Nanacamilpa en nuestro país. Es por ello que resulta de vital importancia tener cuidados extraordinarios para proteger esta zona.

El acceso es realmente barato, pues cuesta 60 pesos por persona y generalmente incluye al guía. Para llegar desde el Distrito Federal es necesario tomar la autopista México-Puebla y continuar por la desviación hacia Texmelucan-Calpulalpan, camino que conduce directamente a Nanacamilpa. El trayecto toma cerca de tres horas. Y si quieres complementar tu viaje, puedes visitar en el camino algunas haciendas pulqueras, donde podrás encontrar gastronomía mexicana acompañada de esta espirituosa bebida o también conocer las ruinas de Cacaxtla y Xochitécatl. Una idea más para disfrutar en familia estas mágicas zonas a corta distancia de nuestra ciudad.

La Fundación es una organización establecida en favor de las causas y objetivos de la Universidad Nacional Autónoma de México y para fortalecer su imagen como nuestra Máxima Casa de Estudios, tanto en México como en el extranjero.

Suscribete al Feed

¿Quieres comentar?

Dirección: Pennsylvania 203, Nápoles, Benito Juárez, 03810, Ciudad de México.
Powered by: Layer & Soluciones IM
//jQuery(window).load(function(){ //jQuery('#myModal').modal('show'); //});