• Miércoles 11 de diciembre de 2019


Francisco Toledo y su participación en la vida cultural y política de Juchitán, Oaxaca

Francisco Toledo y su participación en la vida cultural y política de Juchitán, Oaxaca

Figura central de la cultura mexicana

Comparte esta nota

Cualquier recuento de la vida de Francisco Toledo tendrá que detenerse en su prolongada participación cultural y política en Juchitán y Oaxaca.

Se opuso con firmeza a los proyectos endógenos de colonización. Sus últimas campañas fueron contra los pasos a desnivel de Oaxaca, contra un monstruoso estacionamiento en uno de los cerros colindantes, y contra el Tren Maya.

Dos imágenes contrastantes en el México de la interminable transición política. En 1980 se inaugura la exposición retrospectiva de Toledo en el Museo de Arte Moderno. Es contundente: Toledo se convierte en una figura central de la cultura mexicana. En julio de 1983, el pintor es golpeado en una carretera, junto con Rafael Doniz y Víctor de la Cruz, por su apoyo al Ayuntamiento de Juchitán, que había ganado la Coordinadora Obrero Campesino Estudiantil del Istmo, con el registro del Partido Socialista Unificado de México.

graficaTOLEDO2

Carlos Monsiváis, en su famoso ensayo sobre Francisco Toledo para la exposición del Museo Biblioteca Pape de Monclova, que se reeditó en agosto de 1983 en la Revista de la Universidad, y al que pertenece el epígrafe de este texto, se negó de manera rotunda a hablar de antropología y mitología.

El título que compuso indicó una línea de interpretación que sigue vigente, pues evocó a Lewis Carroll: “Que le corten la cabeza a Toledo, dijo la iguana rajada”. Aunque ya veremos que el contexto era complicado, seguramente Monsiváis y él habían hablado bastante sobre Carroll. La cultura literaria de Toledo era apabullante. Los títulos de Ediciones Toledo, que incluyen a Ashbery y a Seamus Heaney, a Elsa Cross y a David Huerta, dan cuenta de un universo de las letras que podría pasar por ecléctico, pero sólo porque es ajeno a los chovinismos y a las falsas jerarquías.

El artículo de Monsiváis apareció en la Revista de la Universidad dos semanas después de un incidente que se relata al final de este artículo.

graficaTOLEDO3

Hay una paradoja intrínseca en su pintura. Exploró con frecuencia técnicas que tienden a una enorme luminosidad, como el fresco, el gouache y la acuarela.. Tenía un interés sistemático por la gráfica, por la ilustración, incluso por las culturas visuales, siempre impuras, de la modernidad mexicana.

Decía que la reflexión posible estaba en la gráfica; que en la pintura todo se había confundido. No por eso renunció a la pintura, lo que quería eran las herramientas de la reflexión.

No rehuyó, sin embargo, elaborar una serie sobre el crimen atroz de los 43 de Iguala. Toledo quería que la pintura fuera, como la gráfica, un arte de argumentos; pero eso no lo llevó a un racionalismo. Al contrario: se regodeaba en el juego, disfrutaba la incontinencia de los símbolos, se reía de sus personajes y los situaba en medio de torturas angustiosas. Su representación del universo mitológico y erótico de Oaxaca no debe ocultar uno de sus principales objetivos: un arte narrativo renovado.

Fuente: Gaceta UNAM 

La Fundación es una organización establecida en favor de las causas y objetivos de la Universidad Nacional Autónoma de México y para fortalecer su imagen como nuestra Máxima Casa de Estudios, tanto en México como en el extranjero.

Suscribete al Feed

¿Quieres comentar?

Dirección: Pennsylvania 203, Nápoles, Benito Juárez, 03810, Ciudad de México.
Powered by: Soluciones IM