• Martes 16 de octubre de 2018


Drogas de diseño

Drogas de diseño

¿Cómo alteran la percepción y el comportamiento?

Comparte esta nota

Si bien la mayoría de los químicos que se dedican a la investigación farmacéutica diseñan moléculas a partir de productos de la naturaleza, lo hacen pensando en sus aplicaciones médicas. De esta forma se han creado múltiples medicinas, entre ellas, analgésicos basados en sustancias existentes, por ejemplo, los sauces quitan el dolor, la fiebre y la inflamación.

Sin embargo, no todos los fármacos que se diseñan son exitosos y muchos deben ser descartados por sus efectos secundarios negativos.

Este es el caso de las denominadas “drogas de diseño”.

Benjamín Ruíz Loyola, profesor de la Facultad de Química de la UNAM, explica que un buen ejemplo es el éxtasis, preparado originalmente en 1914 para reducir el apetito y combatir la obesidad. Sin embargo, debido a su poca efectividad, se mantuvo en el olvido.

Diseno Drogas 2

Para los años sesenta, se descubrió su capacidad para incidir en los procesos mentales, por lo que comenzó a ser utilizado por algunos especialistas en el tratamiento de desórdenes psicológicos y emocionales.

Para 1985, se comprobó que la combinación de efectos estimulantes de las anfetaminas con las enfermedades dañaba más de lo que beneficiaba.

El éxtasis es una anfetamina que actúa sobre el sistema nervioso central, incrementando la cantidad de neurotransmisores (sustancias que transmiten información dentro del cerebro y desde éste al resto del cuerpo).

Entre sus efectos se encuentran la disminución del sueño, euforia y reducción del cansancio; así como excitación psicomotora. Además minimiza las inhibiciones, haciendo al usuario más sociable e intensifica la experiencia sexual.

Ruiz Loyola puntualiza que se trata de una droga muy peligrosa, pues una vez pasado el efecto inicial, se presentan graves síntomas secundarios, que van desde pánico y depresión hasta deseo de consumir más drogas.

Pero el caso del éxtasis no es el único. Sustancias como el GHB, el Rohypnol, la Ketamina o el LSD también tiene graves efectos en quienes las consumen.

Diseno Drogas 3Las drogas de diseño generalmente se fabrican en laboratorios clandestinos, sin condiciones de higiene.

Las dosis que se venden en la calle o en las fiestas son muy variables, de manera que el consumidor no puede saber qué cantidad de droga está ingiriendo.

De acuerdo con un estudio realizado por los Centros de Integración Juvenil, de 113 personas que acudieron a solicitar información, 112 habían probado alguna vez metanfetaminas (como el éxtasis). Se trata de una cifra alarmante, sobre todo si se considera que el 51% de esos jóvenes aceptaron que esa droga era la que más impacto tenía en su vida.

Es importante destacar que hay pocos estudios serios acerca del consumo de drogas y sus efectos entre los jóvenes mexicanos. Por si fuera poco, la escasa información es difícil de localizar y aún más de obtener. Los esfuerzos del gobierno para controlar el tráfico de drogas deben estar ligados a un profundo conocimiento de la situación.

En el ámbito personal, se necesita la plena participación de los consumidores potenciales para que efectivamente se nieguen a convertirse en adictos.

Es cierto que a veces la curiosidad y la presión social provocan una predisposición al consumo de drogas, igual que ocurre con el alcohol y el cigarro. La decisión es, a fin de cuentas, personal.

Fuente: ¿Cómo ves?

La Fundación es una organización establecida en favor de las causas y objetivos de la Universidad Nacional Autónoma de México y para fortalecer su imagen como nuestra Máxima Casa de Estudios, tanto en México como en el extranjero.

Suscribete al Feed

¿Quieres comentar?

Dirección: Pennsylvania 203, Nápoles, Benito Juárez, 03810 Ciudad de México, Distrito Federal
Powered by: Layer & Soluciones IM
//jQuery(window).load(function(){ //jQuery('#myModal').modal('show'); //});