• Viernes 19 de abril de 2019


La maravillosa avena

La maravillosa avena

Comparte esta nota

Uno de los cereales más completos de la naturaleza es un gran aliado de la salud

Quizá muchos tengamos recuerdos un tanto amargos de la avena durante la niñez, pues fuimos prácticamente obligados a desayunarla por años. Pero sin duda, las madres tenían razón: la avena es sumamente benéfica para la salud.

Sabemos que su cultivo data de épocas tan remotas como la edad de bronce. Es una planta de cultivo anual. Sus copos se obtienen empleando unos rodillos industriales para triturarla y tostarla ligeramente. Así el grano pierde la cáscara y conserva el salvado. En México es básicamente la única forma de encontrarla, pero en otros países como Estados Unidos o Canadá se venden distintas variedades, siendo la steel cut la que los nutriólogos y profesionales de la salud prefieren. Esto debido a que como ha sido poco procesada, aún conserva intactas todas sus propiedades. En vez de lucir en copos, se muestra como pequeños gránulos.

La avena es posiblemente el cereal más completo que existe. Tiene carbohidratos de absorción rápida, proteínas de alto valor nutricional, con ocho aminoácidos esenciales, grasas predominantemente no saturada y ácidos grasos esenciales como el ácido linoleico. Posee un alto contenido en fibra así como vitaminas del complejo B y E, sodio, potasio, magnesio, fósforo, hierro y zinc. Hace un par de décadas se descubrió que contiene unas sustancias llamadas betaglucanos que absorben el colesterol así como los ácidos biliares del intestino.

Esto hizo que fuera recomendada a pacientes con altos niveles de colesterol, pues además tiene propiedades adelgazantes debido a que estimula la diuresis y genera una sensación de saciedad debido a que contiene mucha fibra. Tiene mucha versatilidad, pues se puede consumir cocida o cruda, se puede moler para hacer harina y hacer pastelillos y postres con ella, incluso agregársela a las sopas para engrosarlas. Para comerla cocida solo hay que hacerlo en agua o leche (que bien puede ser de almendra, coco o arroz), un chorrito de vainilla, canela, una pizca de sal y un poquitito de azúcar. Una vez cocida se pueden agregar fresas, plátanos o dátiles, entre muchas opciones más. También puedes agregarla cruda a los licuados de frutas y su sabor es casi imperceptible.

Por supuesto es importante recordar consumir siempre las hojuelas de avena sobre la avena instantánea que con tanto procesamiento pierde muchas de sus propiedades. Quizá habrá que invertirle unos 5 minutos más al desayuno, pero los beneficios nutricionales sin duda no se comparan.

También puede usarse para empanizar milanesas, sazonándola con un poco de queso parmesano y especias. Y en vez de freírla en aceite, se puede hornear, dejando la carne con una textura crujiente y rica.

Convierte a la avena en tu aliado y verás cómo esta decisión se reflejará en tu salud.

La Fundación es una organización establecida en favor de las causas y objetivos de la Universidad Nacional Autónoma de México y para fortalecer su imagen como nuestra Máxima Casa de Estudios, tanto en México como en el extranjero.

Suscribete al Feed

¿Quieres comentar?

Dirección: Pennsylvania 203, Nápoles, Benito Juárez, 03810, Ciudad de México.
Powered by: Layer & Soluciones IM
//jQuery(window).load(function(){ //jQuery('#myModal').modal('show'); //});