• Miércoles 23 de enero de 2019


Tipos de dietas

Tipos de dietas

Comparte esta nota

Cuando mencionamos la palabra “dieta” solemos pensar en tres pedazos de lechuga y dos chícharos en un plato. En morir de hambre todo el día y solo estar pensando en galletas, pastelillos y tacos. En realidad la palabra dieta hace referencia a los hábitos alimenticios de cada persona y no tiene un significado necesariamente sano. De acuerdo a la Real Academia Española, dieta es “régimen de alimentación”, independientemente de si éste sea saludable o no. Y variedades de dietas hay docenas, algunas destinadas a perder peso, otras más enfocadas a disminuir el colesterol o la grasa.

Aquí te presentamos algunas de las principales dietas que se emplean en todo el mundo dependiendo de las necesidades de cada individuo, de la escuela de nutrición que siga quien las recomienda y en cierta medida, de lo que esté de moda en ese momento.

De acuerdo a la estructura de los alimentos que las integran, las clasificamos así:

  • Dietas fijas o por menú – Establecen de forma muy clara lo que hay que consumir y no permiten muchos cambios. Eso por un lado las vuelve muy fáciles de seguir, puesto que quien las hace sabe exactamente qué consumir y no hay dudas. Son una buena opción para quienes intentan estar a dieta por primera vez o lo necesitan por motivos de salud. Sin embargo son bastante inflexibles y no dejan espacio para ocasiones especiales (viajes de trabajo, cumpleaños, etc) es decir, una pequeña trampita.
  • Dietas intercambiables – Estas dietas sugieren un menú pero permiten cambiar alimentos ofreciendo una lista de equivalencias de modo que quien la hace pueda sustituir a su conveniencia. Ésta es quizá una de sus mayores ventajas, que se ajustan mucho más al estilo de vida  de la persona y no al revés. Esto las hace también más económicas, pues se pueden cambiar productos de la lista por los que se tengan en casa sin tener que gastar más. Pero por otro lado como son flexibles, no son para personas con poca fuerza de voluntad o que hacen dieta por primera vez.
  • Dietas bajas en calorías – De acuerdo al peso y constitución física del individuo generan una cantidad diaria máximo de consumo calórico. Usualmente restringen carbohidratos y grasas, volviéndolas difíciles de seguir pues generan ansiedad en el individuo, aunque los resultados en cuanto a pérdida de peso son muy notorios. Es muy importante que sean creadas y supervisadas por profesionales de la salud pues pueden desbalancear fácilmente al paciente.
  • Dietas cetónicas o bajas en carbohidratos – Minimizan la ingesta de carbohidratos pero conservan las grasas y proteínas para lograr una cetosis en el cuerpo. Son fáciles de seguir porque no hay que pesar alimentos ni contar calorías, simplemente no consumir carbohidratos. Deben hacerse bajo supervisión médica pues pueden generar una descompensación en el paciente. Cuando se hacen mal pueden generar un rebote de peso.
  • Dietas bajas en grasas – Permiten la ingesta de carbohidratos y proteínas pero no la de grasas. Al hacer esto favorecen la eliminación de muchas calorías, por lo cual se baja de peso (especialmente de peso en grasa) de forma relativamente fácil. También favorecen la disminución de niveles de colesterol y triglicéridos, por lo cual tienen un impacto positivo en la salud del paciente. Sin embargo pueden aburrirlo pronto debido a que se puede alegar que la comida “no tiene sabor”. Médicamente no a todos los pacientes les sienta bien eliminar por completo las grasas.

 

  • Dietas de reducción – Se utilizan para bajar de peso de forma gradual y controlada, evitando siempre el efecto rebote, por lo cual tienden a ir más despacio, pero son más consistentes. Sin embargo son las dietas que se abandonan con más frecuencia pues es difícil seguirlas por mucho tiempo. Una vez que el paciente nota que ha perdido peso es fácil que comience a hacer excepciones con la comida y abandone.
  • Dietas de mantenimiento – Son regímenes alimenticios que los pacientes adoptan y donde incorporan los nuevos hábitos adquiridos durante la dieta anterior. Permite hacer algunas adiciones y pueden realizarse por mucho tiempo pues en realidad su objetivo ya no es perder peso sino no ganar más.

Lo importante al decidir bajar de peso y empezar una dieta no es seguir la que está de moda ni dietas sin consistencia o sustento médico que propongan cosas ilógicas (como no comer sólidos en una semana o hacerla según el ciclo lunar). Lo óptimo siempre será asistir con un profesional de la salud que posea conocimiento sólidos acerca de las dietas y pueda recomendarnos una de acuerdo a nuestros objetivos, estado de salud y estilo de vida.

 

La Fundación es una organización establecida en favor de las causas y objetivos de la Universidad Nacional Autónoma de México y para fortalecer su imagen como nuestra Máxima Casa de Estudios, tanto en México como en el extranjero.

Suscribete al Feed

¿Quieres comentar?

Dirección: Pennsylvania 203, Nápoles, Benito Juárez, 03810, Ciudad de México.
Powered by: Layer & Soluciones IM
//jQuery(window).load(function(){ //jQuery('#myModal').modal('show'); //});