• Domingo 22 de abril de 2018


Tu voz

Tu voz

Comparte esta nota

El descanso de Simón, recostado en el sofá, termina abruptamente. Su hija ha lanzado un escandaloso ¡ayyyyyyyyy! que Io obliga a correr hacia el lugar del grito.

La voz compartida, comunica, pone en evidencia pensamientos y sentimientos. Tu voz se quiebra cuando lloras, por ejemplo. Sientes un nudo en la garganta cuando te estremeces o se torna sensual en la expresión de un “te amo“. La apagas en momentos incómodos. Retumba, como la voz de la hija de Simón. La voz muestra una parte de la personalidad.

Nuestro tipo de voz depende de las cuerdas vocales, ubicadas en la laringe, justo detrás de la “manzana de Adán“, así como de la forma de las cavidades de resonancia (cuello, cara, nariz y boca).

Las cuerdas vocales son músculos cubiertos de mucosa, que varían en largo y grosor en cada persona. La doctora Rosa Eugenia Chávez, directora del Centro de Foniatría y Audiología de la Ciudad de México, comenta que sus características las heredamos de nuestros padres.

Estas cuerdas se comportan como ligas que al acortarse generan tonos agudos, mientras que al alargarse producen tonos graves. Las diferencias en grosor y longitud dan lugar a la clasificación de voz en soprano (aguda), mezzosoprano y contralto (grave) en el caso de las mujeres; y en tenor (aguda), barítono y bajo (grave) entre los hombres.

Toda voz cuenta con tonos graves, medios y agudos, que no entran en la clasificación anterior. De ahí el amplio catalogo de voces humanas, unas agradables al oído y otras francamente insoportables. Los cantantes, actores y locutores nos sorprenden con una voz bella, flexible, atractiva y potente. Pensaríamos que ellos deben de cuidarla al máximo, ya que se trata de su instrumento de trabajo. Sin embargo, todo ser humano necesita su voz.

¿Sabes cómo mantener tu voz resistente, clara y saludable?

La foniatría es una especialidad médica que se ocupa de los problemas de la voz. El tono grave del habla de un niño puede indicar la formación de nódulos (unas estructuras parecidas a los callos de los pies) en las cuerdas vocales. La voz de un infante debe ser aguda. De acuerdo con estadísticas mundiales, 3 de cada 10 personas han presentado algún problema vocal.

Gritar constantemente y mantener la voz forzada puede dañar las cuerdas vocales, al igual que las alergias y las enfermedades de las vías respiratorias. Incluso, el padecimiento digestivo conocido como reflujo, es un factor detonante de ronquera.

Con información del Centro de Foniatría y Audiología de la ciudad de México

La Fundación es una organización establecida en favor de las causas y objetivos de la Universidad Nacional Autónoma de México y para fortalecer su imagen como nuestra Máxima Casa de Estudios, tanto en México como en el extranjero.

Suscribete al Feed

¿Quieres comentar?

Dirección: Pennsylvania 203, Nápoles, Benito Juárez, 03810 Ciudad de México, Distrito Federal
Powered by: Layer & Soluciones IM
//jQuery(window).load(function(){ //jQuery('#myModal').modal('show'); //});