• Lunes 09 de diciembre de 2019


La hipoglucemia y sus consecuencias en el cerebro

La hipoglucemia y sus consecuencias en el cerebro

Investigación Universitaria

Comparte esta nota

Para funcionar de manera adecuada, el cerebro humano requiere que la sangre le suministre continuamente oxígeno y glucosa. Aunque el peso del cerebro es de 1.3 a 1.5 kilogramos, y representa sólo 2% del peso total de nuestro cuerpo, este órgano consume 25% de la glucosa que nos proporcionan los alimentos.

Cuando una zona específica del cerebro realiza una tarea determinada, aumenta el flujo sanguíneo en ella; de aquí que la actividad cerebral intensa se sostenga gracias a la capacidad del cerebro de incrementar el aporte sanguíneo.

Junto con sus colaboradores, Lourdes Massieu Trigo, investigadora del Departamento de Neuropatología Molecular del Instituto de Fisiología Celular de la UNAM, estudia desde hace más de 10 qué ocurre en este órgano cuando no dispone de suficiente glucosa.

hipoglucemia2

Como el cerebro obtiene glucosa de la sangre, es esencial que no se interrumpa el flujo sanguíneo. Cuando se obstruye una arteria cerebral, se produce un infarto isquémico en la zona que deja de recibir sangre y hay daño cerebral, por lo común irreversible.

Las personas con hipoglucemia presentan sudoración, temblor, cosquilleo, palpitaciones, mareos, dolor de cabeza, irritabilidad o nerviosismo, y hambre. Para recuperar su nivel normal de glucosa deben consumir alimentos.

En las personas sanas, la hipoglucemia se corrige gracias a una respuesta adaptativa que consiste en la liberación de hormonas como el glucagón y la norepinefrina, las cuales estimulan la producción de glucosa en el hígado.

Esta respuesta está alterada en los pacientes diabéticos tipo 1, que no pueden reconocer los síntomas de la hipoglucemia hasta que la glucosa alcanza un nivel muy bajo en la sangre; entonces corren el riesgo de sufrir una hipoglucemia severa que requiera su traslado a una sala de urgencias para que se les administre, vía oral o intravenosa, glucosa.

Cuando la hipoglucemia no es muy severa, se puede corregir con el consumo de carbohidratos. Por eso es recomendable que las personas con diabetes tipo 1 siempre lleven consigo un bocadillo, no se salten ninguna de sus comidas y coman alguna botana antes de dormir para evitar la hipoglucemia nocturna.

hipoglucemia3

El nivel normal de glucosa oscila entre 90 y 110 mg/dl; cuando es más bajo se puede hablar de hipoglucemia.

Una hipoglucemia severa aparece cuando el nivel de glucosa está por debajo de 50 mg/dl. Y si éste sigue bajando, las posibilidades de que la persona caiga en un coma hipoglucémico aumentan. La llegan a padecer pacientes diabéticos que hacen ejercicio intenso pero no consumieron antes suficientes alimentos para obtener energía de ellos.

El daño al cerebro depende de cuánto dure el coma hipoglucémico; si éste es prolongado, puede haber secuelas motoras o de lenguaje, incluso deterioro de la memoria.

Fuente: El Universal

La Fundación es una organización establecida en favor de las causas y objetivos de la Universidad Nacional Autónoma de México y para fortalecer su imagen como nuestra Máxima Casa de Estudios, tanto en México como en el extranjero.

Suscribete al Feed

¿Quieres comentar?

Dirección: Pennsylvania 203, Nápoles, Benito Juárez, 03810, Ciudad de México.
Powered by: Soluciones IM