• Viernes 20 de septiembre de 2019


La pena, explicada por la UNAM

La pena, explicada por la UNAM

Todos nos hemos sentidos ansiosos alguna vez

Comparte esta nota

La pena se suele concebir como una variante más ligera de la vergüenza, pero recientemente se ha podido demostrar que son emociones muy diferentes; en términos de sus disparadores y reacciones afectivas, psicológicas y sus consecuencias. La vergüenza es una emoción mucho más intensa que la pena y está asociada con transgresiones morales más que normativas; Mientras que la pena desencadena risa y humor.

Todos nos hemos sentidos ansiosos en distintas situaciones de nuestras vidas. Cualquiera se puede poner nervioso cuando conoce gente nueva o da una charla frente al público. Esa sensación que experimentamos y que hace sonrojarnos tiene un nombre y se trata de una emoción llamada pena.

De acuerdo con la doctora Anja Eller, investigadora del Laboratorio de Relaciones Intergrupales, de la Facultad de Psicología en la UNAM: “La pena es una emoción autoconsciente, como también lo son la vergüenza, la culpa y el orgullo. En contraste con las emociones básicas —ira, sorpresa o miedo—, que ocurren automáticamente y son procesos cognitivos complejos, las emociones autoconscientes requieren autoreflexión y autoevaluación.”

pena_contenido1

Sin embargo, esta emoción también depende de la presencia de ciertas estructuras cerebrales, y al mismo tiempo es un proceso psico-social. En personas con bajos niveles de pena, como los que sufren de demencia senil o alzhéimer, desaparece la capacidad de sentir pena por las alteraciones que sufre el cerebro.

La gente puede experimentar pena cuando viola una norma de manera no intencional.   Asimismo, si están frente a su propio grupo de pertenencia, o con mayor estatus social. Esta emoción puede ser más intensa en las personas para quienes las normas sociales son muy importantes y les interesa más lo que piensen los demás para evitar el rechazo.

Y está el lado opuesto, en el cual se siente menos pena cuando se está frente a una audiencia a la que no se pertenece, o con la que no se siente identificado, pues las normas sociales de ese grupo no son importantes para ese individuo.

Finalmente, existen personas que experimentan niveles tan altos de pena, la cual se llega a convertir en una enfermedad llamada fobia social, que normalmente empieza en la adolescencia y los síntomas duran un mínimo de seis meses. Cabe aclarar que sin tratamiento esta enfermedad puede durar años o toda la vida. ¡Pero no todo está perdido! pues existe tratamiento que incluye psicoterapia y en algunas ocasiones fármacos como los ansiolíticos o antidepresivos.

pena_contendio2

¿Te sientes apenado?

Personas al borde de un ataque de pena. ¡Checa y evalúa los síntomas!

  • En un individuo penoso. Se pueden observar conductas como: huida, evasión, humor, explicaciones, disculpas, restitución, agresividad y conformidad. Así mismo también un comportamiento retraído.
  • La señal más obvia. Cuando una persona se encuentra apenada se sabe porque se sonroja y trastabilla al hablar, se enrojecen las mejillas y orejas o toda la cara en general.
  • Una persona apenada. Muestra una sonrisa fingida (también llamada sonrisa no Duchenne) que involucra los músculos alrededor de la boca, pero no aquellos alrededor de los ojos.
  • Lenguaje corporal. Típicamente mira abajo y hacia la izquierda. Haciendo los mayores intentos de no mirar al público o de cubrir la cara con los manos, y abandonar la situación de incomodidad.

pena_contendio3

¡Atrévete y deja la pena!

Inhala, Exhala.

Para calmar la ansiedad y la pena al hablar en público o conocer gente nueva se sugiere: hacer pausas breves y respirar profundamente; esta es una de las maneras más eficaces y prácticas ¡No temas! y ¡Atrévete!

Cree en ti mismo.

Confía en lo que dirás a tu audiencia o a la persona con la que interactúes. No te preocupes si cometes algún error, todos nos equivocamos. Se enfático y determinante. No seas tu propio verdugo.

Haz uso del humor.

Es una herramienta eficaz para interactuar en público. Mantén un tono amistoso y trata de ser jocoso, esto te ayudará a sentirte relajado. Y controla tus nervios e imagina que pronto acabarás.

Autor: Dirección General de Divulgación de la Ciencia, UNAM

La Fundación es una organización establecida en favor de las causas y objetivos de la Universidad Nacional Autónoma de México y para fortalecer su imagen como nuestra Máxima Casa de Estudios, tanto en México como en el extranjero.

Suscribete al Feed

¿Quieres comentar?

Dirección: Pennsylvania 203, Nápoles, Benito Juárez, 03810, Ciudad de México.
Powered by: Layer & Soluciones IM