Fundación UNAM

¿Sabes si tu hijo come adecuadamente? La UNAM habilitó un sitio que te ayudará a averiguarlo

“¡1,2,3 por mí!” es una plataforma que aprovecha las tecnologías, de uso común en esta época, para generar conciencia entre los padres, responsables de lo que ingieren sus hijos.

Expertos de la Facultad de Psicología de la UNAM desarrollaron el portal interactivo “¡1,2,3 por mí!”, con el objetivo de mejorar los hábitos de alimentación no sólo de los pequeños, sino de sus padres y maestros.

En el sitio www.ciberpsicontigo.unam.mx/123pormi se invita a reflexionar, tomar decisiones y participar activamente en el cambio de hábitos mediante actividades, aplicaciones y recursos informáticos basados en el sistema de “evaluación interactiva práctica”.

UNAMOBESIDAD2

Emmanuel Castillo Gómez, diseñador del sitio web, expuso que la Facultad de Psicología implementó una estrategia llamada fitbit, que consistió durante seis meses, poner a un grupo de niños un dispositivo similar a un reloj que registra los hábitos de actividad física y de alimentación; en ese periodo mejoraron sus costumbres saludables: además de la reducción en la ingesta de calorías hubo mayor motivación para realizar ejercicio.

Georgina Cárdenas López, investigadora del Laboratorio de Enseñanza y Ciberpsicología, explicó que para el diseño de los contenidos se retomaron estadísticas sobre la incidencia de sobrepeso a nivel nacional y mundial, así como una serie de estrategias implementadas en el orbe para reducir la ingesta de calorías.

En México tres de cada 10 niños entre cinco y 11 años padecen sobrepeso u obesidad, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición de 2016.

Los resultados obtenidos de la estrategia fitbit se adaptaron a actividades como “Tu cuerpo en movimiento”, “Lo rico también es sano”, “1,2,3 por mí” y “1,2,3 por mis amigos”, con las cuales los investigadores esperan ayudar a los pequeños a tener mejores hábitos.

UNAMOBESIDAD3

Hasta ahora se han implementado políticas como la colocación de bebederos, la limitación de alimentos chatarra en las escuelas o el impuesto a los refrescos, pero son estrategias aisladas que no han sido evaluadas en los últimos años para tener una mejor idea de su impacto, reconoció Cárdenas López.

Además, prosiguió, el ambiente en el que se desarrollan los infantes fuera de casa es muy importante, por lo que el sitio también cuenta con una sección dedicada a los maestros, con actividades sugeridas para implementar en clase.

En el portal se enseña a leer etiquetas nutricionales a fin de comprar los mejores productos, hay una sección de deportes, otra sobre el porcentaje de alimentos que debemos ingerir. Dicho sitio será evaluado en lo que resta del año para medir su impacto, consúltalo aquí.

Fuente: Ciberpsicología UNAM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *