• Domingo 15 de septiembre de 2019


Científicos de la UNAM descubren que macacos pueden seguir ritmos

Científicos de la UNAM descubren que macacos pueden seguir ritmos

Investigación del Instituto de Neurobiología publicada por PLOS Biology

Comparte esta nota

Científicos del Instituto de Neurobiología de la UNAM descubrieron que los macacos son capaces de seguir un ritmo sencillo, no sólo con su canal auditivo, sino también con ciertas regiones de su cerebro, especialmente aquellas que procesas el movimiento y que en los humanos (en un proceso más complejo) confieren la capacidad del baile.

Esta investigación representa un avance en cuanto al conocimiento que se tenía sobre cómo los primates procesan la información cuando escuchan un sonido y, más importante, cómo reaccionan al este.

Hugo Merchant, titular del equipo del Instituto de Neurobiología, explicó que este hallazgo no significa que los macacos puedan bailar, pero se demuestra que en cualquier conducta compleja las cortezas sensoriales primarias (como la visual, la táctil, de asociación, multimodales, las motoras y premotoras) se hablan en una sincronización rítmica, que en los seres humanos permiten el baile y seguir ritmos musicales.

macacoRITMOS2

Hasta ahora se desconocen las bases neurales de este proceso, por ello los científicos de la UNAM trabajan para encontrar evidencia sobre la comunicación estrecha, especialmente, entre las cortezas auditivas y las premotoras.

La investigación realizada en el Instituto de Neurobiología tomó cinco años y permitió el registro de las respuestas de miles de neuronas en un área premotora de la corteza cerebral de dos monos entrenados (La Diva y El Capi), una tarea que pocas instituciones en el mundo realizan.

El trabajo de los universitarios fue publicado en el mes de abril por la revista PLOS Biology, llamando la atención de expertos en todo el mundo, pues sus implicaciones sugieren la existencia de un reloj poblacional en la corteza cerebral que nos permite seguir y movernos al ritmo de la música que se toca con diferentes velocidades.

“Es probable que estas trayectorias neuronales también ocurra en el cerebro humano, eso sí, con procesos más sofisticados, pues los ritmos además de tener el pulso isócrono, tienen una métrica que es seguida por el cerebro”, puntualizó Merchant.

Fuente: Gaceta UNAM

La Fundación es una organización establecida en favor de las causas y objetivos de la Universidad Nacional Autónoma de México y para fortalecer su imagen como nuestra Máxima Casa de Estudios, tanto en México como en el extranjero.

Suscribete al Feed

¿Quieres comentar?

Dirección: Pennsylvania 203, Nápoles, Benito Juárez, 03810, Ciudad de México.
Powered by: Layer & Soluciones IM