• Domingo 15 de septiembre de 2019


UNAM y la creación de bioprótesis para regenerar tejidos

UNAM y la creación de bioprótesis para regenerar tejidos

Instituto de Investigaciones en Materiales

Comparte esta nota

A fin de regenerar tejidos afectados por traumatismos, tumores, malformaciones congénitas o daños causados por un procedimiento médico, entre otras causas, investigadores de la UNAM desarrollan una bioprótesis tubular de colágena (proteína característica de los mamíferos que funciona como adhesivo tisular).

Este proyecto tiene el objetivo de implantarse en humanos, restituir funciones biológicas perdidas y ser utilizada para favorecer la creación de tejidos, como hueso en un paciente que haya perdido parte de la mandíbula.

bioprotesisTEJIDO3

Para ello, se implantaría un andamio de colágena sembrado con osteocitos que, al reproducirse y migrar, formarían la estructura ósea faltante, además, permitiría reparar tanto las vías biliares (usualmente obstruidas y deterioradas por piedras formadas en la vesícula) como la uretra (con frecuencia afectada por accidentes o tumores), refiere el Instituto de Investigaciones en Materiales de la UNAM.

La bioprótesis tubular de colágena ya se valoró preclínicamente en dos modelos animales.

En la Facultad de Medicina, los académicos Benjamín León y Eduardo Montalvo evaluaron una bioprótesis absorbible para tratar una lesión en las vías biliares de un cerdo. Por su parte, Christian Acevedo García, del Instituto de Investigaciones en Materiales de la UNAM, colocó un xenoimplante urético en un perro, en el Hospital General de México y en la Unidad de Medicina Experimental de la entidad universitaria.

En ambos casos, los resultados preliminares, interpretados con diversas técnicas imagenológicas e histopatológicas, han sido satisfactorios a largo plazo. Con resonancia magnética nuclear y pruebas histológicas se observó que el biomaterial es permeable.

bioprotesisTEJIDO4

Benjamín León, médico veterinario y maestro en biomateriales, estudia mediante ensayos in vitro la viabilidad de las células troncales con diferentes inductores. Después probará en animales, ya con inductores específicos, para que éstas se diferencien y expresen, por ejemplo, como células uréticas.

Además, mediante análisis físico-químicos y biológicos de muestras de tejido reparado y extirpado al animal, observa cómo se expresan las también llamadas células madre dentro de la bioprótesis absorbible y con qué calidad se reproducen y migran, a fin de determinar su funcionamiento.

García Loya hace las probetas (pequeños discos) donde se colocarán las células específicas obtenidas de los mismos animales.

“Si bien la bioprótesis tubular de colágena se ha empleado en la reparación ósea en humanos, los estudios en vías biliares y uretra aún no son concluyentes. Falta para probarla en personas, pero los resultados son alentadores”, indicó el universitario.

Por sus propiedades físicas (presenta poros e interconexiones), químicas (está formada de colágena tipo I) y biológicas (tiene un origen natural y es biodegradable), este desarrollo favorece la regeneración de tejido lesionado y promueve la recuperación de funciones perdidas; de esta manera, sería una solución terapéutica para pacientes con alteraciones o lesiones en los órganos referidos.

Fuente. DGCS, UNAM

La Fundación es una organización establecida en favor de las causas y objetivos de la Universidad Nacional Autónoma de México y para fortalecer su imagen como nuestra Máxima Casa de Estudios, tanto en México como en el extranjero.

Suscribete al Feed

¿Quieres comentar?

Dirección: Pennsylvania 203, Nápoles, Benito Juárez, 03810, Ciudad de México.
Powered by: Layer & Soluciones IM