Fundación UNAM

Veneno de caracoles marinos, podría combatir el cáncer

Investigadores de la UNAM están analizando la posibilidad de que los venenos generados por caracoles marinos sean útiles para el combate del cáncer.

Estuardo López Vera, titular del Laboratorio de Toxicología Marina del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología (ICMyL) de la UNAM, detalló que son estudiados diversos venenos usados por los caracoles marinos para defenderse de sus depredadores y atrapar a sus presas, a fin definir si podrían ser utilizados como principios activos de medicamentos contra enfermedades cancerígenas.

“En este momento caracterizamos bioquímicamente el veneno de estas especies marinas, que pudiera afectar o paralizar el crecimiento de células anómalas. Hemos identificado cinco toxinas de un promedio de 100 de una sola especie, Conus fergusoni”, refirió el investigador.

venenoCARACOL2

Explicó que evidencias indican que la metástasis que se produce en las células dañadas está dada por una proteína encargada de transportar iones de potasio. Cuando esta compuerta o proteína se expresa ocurre ese proceso.

Detalló que estos animales marinos se encuentran en los océanos Pacífico y Atlántico, los cuales están resguardados en conchas con forma de conos. En los laboratorios, se les extrae la sustancia y la analizan con diversas técnicas de microscopía y cromatografía de líquidos, para conocer a fondo sus componentes y estructura química.

“Nos enfocamos al estudio de veneno de caracoles marinos y analizamos si uno de éstos obstaculiza la proteína, pues una vez sitiada la metástasis no puede llevarse a cabo. Buscamos cuál puede ayudarnos a bloquear a la célula cancerosa para que no migre o se extienda”.

venenoCARACOL3

Finalmente, dijo que él junto con su equipo de investigación están en la búsqueda de toxinas que interactúen y bloqueen el canal de potasio.

“Se trata de estudios recientes, pero con el enfoque y la esperanza de bloquear el canal de potasio que, esperamos, en un futuro ayude a crear un fármaco contra el cáncer”.

Fuente: UNAM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *