fbpx

Fundación UNAM

Conoce las fases de la rehabilitación cardiaca

Para tratar enfermedades coronarias, insuficiencia cardiaca y fiebre reumática, así como prevenir otros males en pacientes con cardiopatía hay un programa personalizado denominado rehabilitación cardiaca, que tiene como sustento la realización de actividad física con base en tres etapas.

  1. La primera es una fase intrahospitalaria, en la cual los fisioterapeutas tratan al paciente a través de la movilización temprana, ejercicios pasivos y activos, y tratamiento psicológico.
  2. La segunda es ambulatoria, con el paciente en casa, pero acudiendo al hospital a realizar pruebas de esfuerzo; es decir, ejercicios de fuerza dosificados y un monitoreo del corazón que arroja datos mediante los cuales se realiza una prescripción de entrenamiento físico que,
  3. en la tercera fase, debe seguirse al pie de la letra, pero ya sin la necesidad de asistir al hospital.

“Esta modalidad de rehabilitación es utilizada para tratar enfermedades coronarias, insuficiencia cardiaca y fiebre reumática, pues son las principales afectaciones que hacen oportuno un tratamiento de este tipo”, aseveró Luis Alberto Camas Trujillo, médico residente de tercer año de la especialidad de Medicina de Actividad Física y Deportiva, de la Dirección de Medicina del Deporte de la Dirección General del Deporte Universitario (DGDU), a través de una charla transmitida por Facebook Deporte UNAM.

La rehabilitación cardiaca se basa en evidencia científica comprobada, y es utilizada también para la prevención de aterosclerosis, síndromes coronarios agudos, enfermedades arteriales periféricas, hipertensión arterial pulmonar, angina estable y síncope, con el objetivo de mejorar la calidad de vida de los pacientes con cardiopatías y disminuir su tasa de mortalidad y morbilidad.

En México, según datos publicados en 2019 por el Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud, la primera causa de mortalidad es la enfermedad cardiaca isquémica; es decir, todo lo relacionado con infartos al miocardio, producto de otras afecciones como la diabetes, hipertensión y metabolismo. Debido a ello, Luis Alberto Camas enfatizó que el ejercicio es uno de los factores indispensables para la rehabilitación cardiaca en pacientes.

El ejercicio físico mejora la salud cardiovascular, disminuye la resistencia de insulina, regula los niveles de glucosa en la sangre, reduce el colesterol malo y aumenta el colesterol bueno y disminuye el riesgo de hipertensión, mencionó el especialista, además de explicar que la actividad física previene la posibilidad de desarrollar otro tipo de padecimientos a los que están expuestos los pacientes con enfermedades cardiovasculares, como el cáncer.

La rehabilitación cardiaca es un programa personalizado para pacientes ambulatorios, que consiste en ejercicios y educación. Después de evaluar al paciente con pruebas de fuerza, se le prescribe una cantidad de ejercicio físico según sus necesidades. Asimismo, se le explica la dieta sana que debe llevar y el control de elementos como consumo de tabaco y otros, que dañarían su rehabilitación.

Fuente: DGDU, UNAM

One thought

Responder a D. Manuel Carmona Sandoval Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.