fbpx

Fundación UNAM

Entrevista al Dr. William Lee, Segunda Parte.

El trabajo del científico investigador ciencia jamás se da en solitario, te vuelves más creativo cuando hablas con alguien más, cuando intercambias conocimientos, ideas y diálogo. Tratar de explicar lo que sabes a alguien más siempre abre puertas a nuevas perspectivas.

Es quizás esa posibilidad lo que hace que el Dr. Lee disfrute mucho de impartir clases en el Posgrado en Astrofísica del Instituto de Astronomía y de la Licenciatura de la Facultad de Ciencias de la UNAM. Para él impartir clases le ayuda a entender algunos aspectos que de manera solitaria no podría observar y es quizás por esto que agradece con un trato amable, franco y jovial a quien se acerca a él.

Sus primeros años como profesor de ciencias y matemáticas fueron para reunir dinero que después utilizaría para Maestría en Madison. Su carrera docente comenzó durante la facultad, cuando daba clases de asesoría para estudiantes de secundaria o preparatoria con problemas en materias como matemáticas o ciencias.

“En Estados Unidos durante los cursos de maestría impartí ayudantías en la universidad, ahí si era frente a un grupo numeroso, de esta manera comencé a foguearme dando clases de física general como ayudante y apoyo. Me gustó y los estudiantes dieron buenos comentarios de mi trabajo.”

Durante seis años permaneció realizando sus estudios de posgrado, sin embargo y a pesar de sentirse cómodo en ese ambiente -ya que su padre era ciudadano norteamericano y él domina perfectamente el inglés- jamás pasó por su cabeza permanecer en Estados Unidos.

“Al terminar mis estudios envié a la Facultad de Ciencias mis documentos en búsqueda de trabajo,

tanto mi esposa como yo sabíamos que teníamos que volver a México, teníamos un plan muy bien definido de ello, aunque esto sorprendía a muchos de mis compañeros extranjeros en Estados Unidos, que no entendían porque podrías volver a tu país de origen y no buscar formar parte del American way of life”.

La importancia de la movilidad estudiantil.

Además de una fuerte convicción por trabajar en México, esta decisión personal también estaba guiada por las recomendaciones de Manuel Peimbert, quien fue su asesor de tesis. “Manuel me encomendó volver, además en la UNAM, la mayoría de los investigadores del posgrado de Astronomía tienen esta tradición, formarse en el extranjero, conocer y aprender lo mejor en donde las cosas se hacen de primer nivel y después volver y reproducirlo en la UNAM.”

El traslado e intercambio con otras instituciones educativas es sumamente importante para él, que lo considera vital para la formación integral de los estudiantes: “primero porque vas a donde se hacen los estudios de punta, donde los linderos de los conocido se tocan y puedes asomarte a lo nuevo, además de que puedes formar lazos y vínculos con otros especialistas interesados en la ciencia alrededor del mundo. Lo que le ha dado fuerza a la Astronomía en México.”

“Este año uno de mis estudiantes me indicó que había platicado con el presidente de la división de Astrofísica de la American Physical Society. Al hacer el contacto, reconozco a uno de mis compañeros de hace 20 años al haber hecho los estudios de posgrado. Cuando platicamos inmediatamente coincidimos en la decisión de buscar convenios y participar con becas para apoyar a los estudiantes mexicanos para estudiar en Estados Unidos.

Esos vínculos no podrían ser realidad si no se buscaran apoyos y alianzas de todas las partes interesadas en el desarrollo de estudiantes de estupendo desempeño y potencial académico. Es en esta parte que se ha hecho un trabajo muy cercano con la Fundación UNAM, impulsando proyectos grandes a largo plazo, a mediano plazo y de forma inmediata.

Las relaciones personales son muy importantes en el mundo académico y científico, es un mito concebir al investigador científico aislado en su laboratorio, es totalmente falsa esa idea. Durante la formación profesional se debe tener movilidad, por lo que es muy importante mandar a estudiar a las personas fuera, que conozcan mundo, que se empapen del conocimiento de primer orden y que regresen a compartir ese conocimiento y reproducirlo aquí en México”.

 

El desarrollo de tecnología a partir de la Astronomía

La ciencia básica es muy importante para generar innovación tecnológica y desarrollo. Todo esto propicia la actividad económica. Aunque no se vea directamente, el desarrollo de la Astronomía empuja el desarrollo tecnológico, no solo se trata de la contemplación estelar o de la comprensión del universo, se tiene la capacidad de inserción en el mercado laboral en la industria mecánica, electrónica, óptica y de cómputo en el sector privado no sólo en la investigación académica. “Si esto se puede desarrollar en el propio país en vez de comprar tecnología en el extranjero, se están impulsando proyectos que luego saltarán hacia otras áreas tecnológicas.”

Uno de los trabajos del Instituto de Astronomía es el desarrollo de instrumentos para telescopios, en particular el que para los que se tienen en el observatorio en Baja California, el Observatorio Astronómico Nacional San Pedro Mártir, también se participa en el desarrollo y mantenimiento del El Gran Telescopio CANARIAS (GTC), que se encuentra instalado en el Observatorio del Roque de los Muchachos (La Palma, Islas Canarias). Donde la UNAM, en especial el Instituto de Astronomía, tiene participación económica y de investigación.

Lo que junto con un consorcio internacional formado por revisores de Estados Unidos, Holanda, España y Francia, se construye el instrumento infrarrojo FRIDA (acrónimo de inFrared Imager and Dissector for the Adaptive optics system), que se desarrolla en México bajo el liderazgo de investigadores del Instituto de Astronomía de la UNAM.

Muchos de los desarrollos tecnológicos que se realizan para mejorar la astronomía, posteriormente se trasladan a la industria. Los ingenieros del Instituto, diseñan,  generan y construyen instrumentos que comienzan siendo utilizados en las investigaciones astronómicas, para posteriormente ser trasladado al desarrollo del sector privado en otras áreas.

Esto aterriza el estudio de las estrellas y lo trae a la vida diaria y al desarrollo del país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *