fbpx

Fundación UNAM

Cambio climático, factor de origen de enfermedades emergentes

Actividades humanas como el cambio climático, la deforestación, el cambio de uso de suelo o la introducción de especies exóticas, son factores que inducen la modificación de los patrones de distribución de especies, lo que puede originar la aparición de enfermedades emergentes (aquellas causadas por un agente infeccioso recién descubierto), así lo aseguró Gerardo Suzán Azpiri, investigador de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la UNAM.

De acuerdo con el experto, los virus, bacterias y parásitos existen en todo el mundo, y si por algún motivo sus hospederos cambian de sitio, surgen escenarios en los que se genera el intercambio de estos microorganismos entre especies, algo muy común en la naturaleza.

Otro factor de riesgo es el uso desmedido de antibióticos, lo que ocasiona que desarrollen resistencia a ellos, cambien sus factores de virulencia y ocasionen enfermedades emergentes o reemergentes en distintas poblaciones humanas.

Las reemergentes son aquellas infecciones cuyas tasas de infección y mortalidad permanecían en niveles bajos y de pronto suben a niveles muy altos, por lo general como consecuencia de estos cambios que se dan en los agentes patógenos”, resaltó Suzán Azpiri.

Casi todas las enfermedades compartidas por personas y animales (zoonosis) tienen su origen en animales silvestres, pero algunas como la brucelosis y la tuberculosis se originan por el contacto con animales como: vacas, cabras y borregos.

Ahora, con la deforestación y la pérdida de los ecosistemas, no pocas de las zoonosis son compartidas por animales tanto domesticos como silvestres, y los humanos”, puntualizó el universitario.

El investigador de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia, destacó que las zonas donde se corre más riesgo de adquirir enfermedades emergentes transmitidas por mosquitos (chikungunya, dengue, encefalitis equina venezolana, entre otras) se encuentran en el sur del país, especialmente en Chiapas.

Fuente: Gaceta UNAM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *