fbpx

HACEMOS POSIBLE LO IMPOSIBLE

DONA AQUÍ

AYUDA A GUERRERO

Fanny Anitúa, la contralto que cruzó fronteras

  • Conoce la historia de una de las voces más destacadas en la historia de la ópera mexicana.

Un 22 de enero de 1887 nació Fanny Anitúa, cantante originaria de Durango con tesitura de contralto que alcanzó la fama mundial debido a su privilegiada voz. Su registro vocal es considerado uno de los más raros en mujeres cantantes, esto por las notas tan graves y profundas que podía alcanzar.

En la música existen diferentes categorías que identifican el tipo de voz de los cantantes. Las más conocidas entre mujeres son la soprano y la mezzosoprano. Por el contrario, sólo el dos por ciento de las mujeres en el mundo poseen un tono de voz contralto, destacado por su  extensa sonoridad y amplitud en los registros graves.

La rareza de esta categoría vocal es tal que, en las óperas, los papeles otorgados a las cantantes suelen ser representados principalmente por mezzosoprano. Fanny Anitúa destacó por poseer tesitura de contralto y por su  técnica sólida y prolongada, así como sus habilidades vocales que le permitían, por ejemplo, interpretar la obra de Gioachino Rossini sin dificultad.

Fanny Anitúa comenzó su carrera artística como alumna del Conservatorio Nacional de Música del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura durante dos años, hasta que el entonces presidente Porfirio Díaz le otorgó una beca para estudiar en la escuela de canto de Aristide Franceschetti, en Roma,  Italia

A raíz de su debút en 1909 como protagonista en la ópera Orfeo y Eurídice de Christoph Willibald Von Gluck en Italia, Fanny Anitúa consiguió la oportunidad de presentarse en teatros de talla internacional, realizando giras por Europa, Estados Unidos, Argentina, Perú y Brasil.

A partir de 1942,  radicó de forma definitiva en México, impartiendo clases en el Conservatorio y en la Escuela Nacional de Música de la Universidad Nacional Autónoma de México. Ese mismo año,  se convirtió en miembro fundador del Seminario de Cultura Mexicana.

Su última presentación se llevó a cabo en 1948 en el Palacio de Bellas Artes como parte del elenco de La Gioconda de Amilcare Ponchielli, evento en donde la voz de Fanny Anitúa pasaría a la historia y le valdría un lugar de renombre en la ópera mexicana.

A 137 años de su nacimiento, el legado de Fanny Anitúa está presente en  las muchas generaciones de cantantes a las que transmitió sus conocimientos y en quiénes lo siguen compartiendo hasta nuestros días. 

Fundación UNAM te invita a experimentar música clásica en vivo. Asiste a nuestra Gala de Ópera en beneficio de la Universidad Autónoma de Guerrero: http://funam.mx/OperaConCausa 

Compra tus boletos aquí: https://bit.ly/GalaFUNAM 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba
Cerrar
Browse Tags