fbpx

Fundación UNAM

Heleodoro Ruiz Santos

El arma más poderosa para cambiar el mundo

“La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo”. Esta frase de Nelson Mandela contiene una gran verdad: la educación cambia vidas porque abre puertas y tiende puentes; nos vuelve libres, plenos y felices. Quiero contarles cómo la UNAM cambió mi vida, así como la de millones.

Era 1975, inicio de curso, mi primer año de preparatoria. Álgebra, la primera clase. El profesor, Manuel Guerra, me pidió que pasara al pizarrón. El pánico se apoderó de mí.

—Le voy a leer un enunciado –indicó–. Tiene que traducirlo en una ecuación que solucione el problema planteado.

—No puedo –me disculpé.

Lo más fácil hubiera sido pasar a otro alumno, pero insistió con voz amable pero firme:

—Pase, escuche el enunciado y razonemos juntos.

Después de consumir la mitad de la clase, pude –con su paciencia– construir mi primera ecuación, un modelo que solucionaba un problema real, algo que jamás había hecho. El profesor transformó la ignorancia, la pena y la derrota en una gran lección para un joven de 15 años. Así, conocí la UNAM, en la Prepa 5 “José Vasconcelos”, donde –en el esfuerzo de alcanzar un mejor futuro– comencé a forjar mi carácter.

Inicié mis estudios universitarios en 1979 como parte de la primera generación de ingenieros en Computación de la Facultad de Ingeniería. Ahí, encontré profesores que dejaron una huella indeleble en mi vida, como el ingeniero Marco Aurelio Torres Herrera, quien siempre decía: “la inteligencia radica en nuestra capacidad de criticar nuestros más caros sentimientos” o “estudiar desarrolla el músculo intelectual”. Maestros como él, me enseñaron que de las derrotas se aprende y que los triunfos se comparten con respeto y humildad.

Durante tres o cuatro años viví, literalmente, en Ciudad Universitaria. Tomaba clase de 7 a 9 de la mañana, trabajaba como desarrollador de software hasta las 3 de la tarde y volvía a clases de las 4 hasta las 10 de la noche.

Más tarde, entendí que, al agregar experiencia al estudio, es posible dar solución a los más desafiantes retos profesionales. Me tocó, por ejemplo, crear los primeros modelos que permitieron a los bancos de nuestro país dejar de otorgar pocos créditos (a tasas variables altas e iguales) a ofrecer muchos créditos, reconociendo y premiando la calidad crediticia de las personas con tasas fijas bajas y a largo plazo, incluyendo el seguro de vida y desempleo. Esto ha permitido que muchas familias compren una casa o consoliden un proyecto, lo cual es un ejemplo práctico de cómo la educación crea fuentes de empleo y transfiere valor a los negocios, a la sociedad y a nuestro querido México.

Gracias a la UNAM y a las empresas en las que he trabajado, pude hacer un MBA en el IPADE y me certifiqué como Risk Manager en la Universidad de Harvard. Sin sus becas, no hubiera existido forma de que yo pagara estudios de posgrado en esas escuelas, por lo que estoy eternamente agradecido. Lo que me recuerda una frase de Derek Curtis Bok –que está grabada en los puentes de Harvard–: “Si piensas que la educación es cara, prueba la ignorancia”.

Actualmente soy director general adjunto de Administración de Riesgos y Crédito en Banco Afirme, que dirige Julio Cesar Villarreal Guajardo, presidente de la Comisión de Administración de Riesgos de la Asociación de Bancos de México, además de ser consejero de bancos en México, Latinoamérica y Estados Unidos.

Me siento muy honrado y afortunado de colaborar con la Fundación, que preside el licenciado Dionisio Meade y García de León, porque es un privilegio que me permite participar como jurado en la evaluación de proyectos de investigación e innovación de la licenciatura, la maestría y el doctorado del premio anual Fundación UNAM–Afirme. Tengo el privilegio de estar vinculado con la comunidad universitaria y aportar una pequeña contribución al revisar, junto con prestigiados profesores e investigadores de la Universidad, los proyectos postulados. Este premio es entregado por el rector Enrique Graue Wiechers. Finalmente, agradezco a Fundación UNAM por darme esta oportunidad.

Director general adjunto de Administración de Riesgos y Crédito en Banco Afirme y presidente de la Comisión de Administración de Riesgos de la Asociación de Bancos

Fuente: https://www.eluniversal.com.mx/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.