Fundación UNAM

90% del maíz de las tortillas en México es transgénico: Académica de la UNAM

El 90% de las tortillas que se consumen en México contienen secuencias de maíz transgénico, así lo reveló el estudio elaborado por el Instituto de Ecología y del Centro de Ciencias de la Complejidad de la UNAM.

De acuerdo con esta misma investigación, encabezada por Elena Álvarez-Buylla Roces, en las tostadas, harinas, cereales y botanas hechas a partir de maíz, el nivel de transgénico es del 82%.

maiz_contenido1

En el artículo publicado en la revista Agroecology and Sustainable Food Systems, el equipo de investigadores universitarios (conformado por: Emmanuel Gonzáles, Alma Piñeyro, Elsa Gómez, Eduardo Monterrubio, Marlenne Arleo, José Dávila y Claudio Martínez) encontraron la presencia de transgenes, es decir, genes que provienen de maíz transgénico, de plantas que han sido transformadas en laboratorios de Estados Unidos, principalmente.

La razón de la modificación de este maíz es para resistir plagas y para tolerar el herbicida glifosato, recientemente clasificado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como “probable cancerígeno para los seres humanos”.

Para su investigación, los científicos tomaron muestras de alimentos hechos con maíz que se encuentran disponibles en supermercados y tortillerías; mismas que fueron comparadas con tortillas aparentemente más artesanales, elaboradas con maíz nativo y por personas ligadas al campo. Estas últimas tuvieron una frecuencia menor de transgenes, y no presentaron glifosato.

“Más del 85% del maíz transgénico que se produce en Estados Unidos es tolerante al glifosato, que es rociado sobre los maíces transgénicos que lo toleran, penetra en las plantas y llega a los granos, pero no pensábamos encontrarlo en nuestras tortillas y otros alimentos hechos con maíz”, dijo Álvarez-Buylla Roces.

maíz_contenido2

La universitaria puntualizó que se trata de datos impactantes porque el maíz transgénico no está permitido en México a campo abierto, pues se encuentra en proceso una demanda colectiva que lo impide desde 2013.

En este sentido, destacó la importancia de apoyar la agricultura campesina, lo que daría fortaleza al campo y reduciría el impacto ambiental por la producción de alimentos.

Fuente: Dirección General de Comunicación Social, UNAM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *