fbpx

Fundación UNAM

Crea UNAM biofiltro a base de cáscara de cacahuate

Raúl Pineda Olmedo, doctor en biotecnología de la UNAM, diseñó un biofiltro que utiliza los microorganismos que viven en la cáscara del cacahuate.

El objetivo es limpiar el aire de contaminantes como el metanol y solventes que se utilizan en la industria. El investigador del departamento de tecnología ambiental de la Facultad de Estudios Superiores Acatlán, destacó que en la cáscara del cacahuate crecen microorganismos de manera natural, que sirven para limpiar el aire.

BIOFILTRO CACAHUATE 22

Explicó que es un prototipo de filtro a base de cáscaras de cacahuate, que por medio de cultivo de microorganismos degrada los contaminantes tóxicos hasta convertirlos en dióxido de carbono y agua, y así conseguir aire limpio.

“La cáscara de cacahuate es especial para este tipo de aplicaciones porque es hueca de manera natural y tiene un área de contacto con el aire, que favorece el desarrollo de los microorganismos”.

Detalló que este material orgánico puede aplicarse a la biotecnología como filtros biológicos, similares a los que utilizan los autos, pero en lugar de detener el polvo degrada los contaminantes.

BIOFILTRO CACAHUATE 3

El prototipo es similar a una campana o extractor de cocina, pero no sólo absorbe y almacena los vapores contaminantes, sino que los degrada y depura el aire. Aunque para conseguir un óptimo desarrollo debe estar en un ambiente con temperatura controlada.

Pineda Olmedo explicó que el filtro tarda en promedio 28 días para sintetizar los microorganismos como Fusarium y Brevibacterium. Las bacterias y hongos toman del contaminante una parte del carbono para reproducirse y otra para respirar.

El experimento se desarrolla en colaboración con los doctores Frédéric Thalasso Sire y Fermín Pérez Guevara del Centro de Investigación y Estudios Avanzados (Cinvestav).

Fuente: DGCS, UNAM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *