fbpx

Fundación UNAM

Despierto de noche, ¿durmiendo de día?

Pasar una mala noche de sueño no es raro. Mucho menos que al día siguiente nos estemos durmiendo. Sin embargo, cuando ese estado de Somnolencia se prolonga o se presenta con frecuencia, podría tratarse de un trastorno patológico que podría poner en riesgo nuestra salud, así lo señala el doctor  Gerson Ángel Alavez, especialista de la Clínica de Trastornos de Sueño de la UNAM.

“Todo mundo podemos tener algo de sueño durante el día. Pero, hay algunas personas que pueden quedarse dormidas en situaciones que los predisponen al aburrimiento, por ejemplo, estar sentados, estar en una sala de espera o manejando. Incluso, hay quienes aun haciendo algo pueden quedarse dormidos”.

DORMIDODESPIERTO2

La Somnolencia Excesiva suele ser síntoma de algún otro Trastorno del Sueño y puede originarse por la privación del sueño o por trastornos respiratorios, como la Apnea del Sueño. Además suele ser un problema frecuente que llega a interferir con las actividades laborales y la vida familiar.

“La somnolencia excesiva se ha asociado con un sinnúmero de efectos en el cuerpo. Las principales son alteraciones en la memoria y de la concentración. Cuando uno no duerme bien, la memoria sufre, la persona se torna olvidadiza, no retiene con la misma capacidad y se vuelve irritable”.

El doctor Gerson Ángel Alavez destaca que también puede llegar a generarse hipertensión, diabetes, incremento de triglicéridos, incluso aumenta el riesgo de sufrir un evento cardiovascular.

DORMIDODESPIERTO3

Al respecto, menciona que al tratarse de un asunto relacionado a la falta de sueño, tanto pacientes como médicos generales, no ponen la atención debida al problema. Inclusive, familiares o amigos pueden llegar a etiquetar a quien lo padece como flojo o irresponsable, por lo que es indispensable acudir con un especialista en enfermedades de sueño.

“Un porcentaje de pacientes requerirá de un estudio, pero sólo para confirmar la sospecha que ya tenemos. Por lo general, el diagnostico se realiza en la clínica”.

El médico de la Clínica del Sueño afirma que el propio paciente puede determinar si el origen de su somnolencia es por ansiedad, depresión o aburrimiento. En el caso de no detectar que la provoca, lo mejor es acudir a un especialista y evitar la automedicación.

Fuente: Fundación UNAM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *