fbpx

HACEMOS POSIBLE LO IMPOSIBLE

DONA AQUÍ

El mundo, frente a una severa crisis de desarrollo social

En México, la industrialización dependiente de las últimas décadas ha dado pie a la formación de tres patrones territoriales diferenciados de industrialización: desindustrialización de la Zona Metropolitana del Valle de México, en particular de la Ciudad de México; la reconversión industrial hacia la exportación como son los casos de Monterrey y Querétaro, y nuevos espacios industriales, es el caso de Guanajuato y Yucatán, indicó Josefina Morales Ramírez, especialista del Instituto de Investigaciones Económicas.

En México, la industrialización dependiente de las últimas décadas ha dado pie a la formación de tres patrones territoriales diferenciados de industrialización: desindustrialización de la Zona Metropolitana del Valle de México, en particular de la Ciudad de México; la reconversión industrial hacia la exportación como son los casos de Monterrey y Querétaro, y nuevos espacios industriales, es el caso de Guanajuato y Yucatán, indicó Josefina Morales Ramírez, especialista del Instituto de Investigaciones Económicas.

Dichos procesos conllevan aceleradas situaciones de recomposición social y urbana, tales como la explosividad de los trabajadores informales en la Ciudad de México o la metropolización precaria de la ciudad de Monterrey, añadió la economista.

Al participar en el XXXIII Congreso Latinoamericano de Sociología Alas México 2022. La (re) construcción de lo social en tiempos de pandemias y pospandemias: Aportes críticos desde las ciencias sociales latinoamericanas y caribeñas, resaltó que el comportamiento cíclico de la reproducción del capital ha llevado en el último medio siglo a crisis recurrentes con una inmediata repercusión en la industria maquiladora.

Durante este periodo, se han registrado ocho recesiones en dicho sector en México, destacando la de 2001 y 2003 que produjeron la pérdida de más de 250 mil puestos de trabajo en esa industria con un impacto regional enorme.

Por su parte, Marcia de Paula Leite, profesora de la Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Cuajimalpa, expuso que asistimos a un profundo proceso de retroceso social en materia laboral, que nos remite a tiempos que creíamos superados, “de hecho estamos frente a una severa crisis de desarrollo social”. Para salir de ella, los gobiernos deberían incluir planes de creación de empleo; establecer una oferta de salud y educación públicas de calidad, así como acciones para recuperar derechos laborales, y fortalecer los sindicatos y la negociación colectiva.

En la sesión Trabajo y desarrollo social frente a la pospandemia, dichas reformas laborales “son comandadas por los principios neoliberales, bajo los cuales estamos viviendo”. Además, el desarrollo tecnológico, en particular de la inteligencia artificial, permitió la expansión de un nuevo modelo laboral por medio de plataformas que representa la precarización del trabajo, pues quienes laboran de esa manera carecen de derechos y se les paga sólo por las horas trabajadas.

Especialización significativa

Marina Ortiz, docente universitaria de Costa Rica, comentó que en los últimos años la tecnología ha tenido un gran desarrollo en áreas como mecatrónica, robótica e, incluso, opciones de trabajo por internet, lo que ha cambiado las formas de vida y generado una especialización significativa del mundo laboral, incluso una división profunda del trabajo.

La desigualdad que ha conllevado el desarrollo de la tecnología, afirmó, también ha incidido significativamente en la ausencia de un desarrollo social adecuado; se ha ido profundizando por una brecha salarial y condiciones de inequidad social, no sólo en cada uno de los países latinos, sino en el orbe. Cada vez es mayor el número de personas que vive con menores ingresos y una proporción mínima de la población agrupa la mayor cantidad de ingresos.

Fuente: Gaceta UNAM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba
Cerrar
Browse Tags