fbpx

Fundación UNAM

La felicidad: un estado efímero y subjetivo

Aunque la felicidad puede ser distinta para cada persona, no deja de ser ésta un estado de satisfacción al cual pretenden llegar todos los seres humanos, ya sea mediante una riqueza material, amor, logros profesionales o académicos, etc.

De acuerdo al profesor de la Facultad de Psicología de la UNAM, Manuel González Oscoy, la felicidad es un estado efímero y transitorio que mejora nuestra vida, aunque cuando éste logra mantenerse se convierte en un estado de bienestar. Además, suele darse a partir de una comparación con nuestros iguales.

“Hay diferentes etapas de la felicidad y todos las reproducimos. Así como se habla de que el desarrollo individual replica el desarrollo de la especie, a veces la felicidad está dada por la finalidad de alcanzar algo”. Comentó el experto citando al  zoólogo y etólogo inglés Desmond Morris.

El ser humano, por naturaleza, es competitivo y constantemente trata de tener algo más o mejor que los demás. Aún más cuando se habla de la búsqueda de la felicidad, ya que hace conciencia de sus recursos individuales para juntarlos con los de otros y lograr el cometido.

También existe una felicidad  que se basa en los sentidos de supervivencia como comer, beber o tener sexo, llamada “sensual”; y una “intelectual” que se funda en ideas, idealizaciones y conceptos. La última etapa consiste en una felicidad “integral”, donde todo se hace una unidad.

Por lo anterior, y entendiendo que las felicidades pueden ser muy concretas y muy biológicas, la medición de este estado no puede ser objetiva. Existe, es dinámica y se va transformando de acuerdo a cada persona. Explicó el experto por la conmemoración del Día Internacional de la Felicidad el pasado 20 de marzo.

Por su parte, Sandra Cervantes Quintanar, socióloga y maestra en Pedagogía de la Facultad de Filosofía y Letras, enfatizó que la felicidad corresponde al momento histórico y social. En su trabajo de tesis, considera que este estado es imaginario, pero porque no exista, sino porque es creada por los individuos y tiene la capacidad de establecer pautas de conducta.

Además, para la experta, hoy la felicidad es un imperativo categórico que nos dice que tenemos que ser felices, sin embargo no es algo permanente, está regulada por la sociedad y se construye a través de momentos de los momentos de plenitud que alcanzamos, por lo que es muy subjetiva.

Sin duda, y a pesar de las diferentes opiniones, la felicidad tiene un papel relevante en nuestras vidas y bienestar. Razón por la que desde 2012 la Organización de las Nacionales Unidad (ONU) estableció que se conmemorara cada 20 de marzo el Día Internacional de la Felicidad.

Es una fecha que se aprovecha para celebrar la inclusión y recordarles a los gobiernos que deben tener presente a la felicidad como parte de las políticas sociales y económicas, ya que ésta es la forma en la que se consigue una equidad y bienestar colectivo. En esta ocasión, también fue aprovechado para enfatizar la importancia que tiene mantener las medidas sanitarias en estos tiempos para evitar continuar con las afectaciones sociales.

FUENTE: DGCS UNAM

One thought

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *