fbpx

Fundación UNAM

Largas jornadas laborales, un peligro para la salud: UNAM

Según datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, México es el país donde se trabajan más horas durante un año (un promedio de 2 mil 246 horas), al tiempo en que las personas se retiran a una edad más avanzada (entre los 73 y 75 años).

Lo anterior, representa un grave riesgo para la salud, así lo afirmó Rodolfo Nava Hernández de la Facultad de Medicina de la UNAM.

De acuerdo con  el experto universitario, si una persona trabaja en promedio 11 horas al día, está dos veces más propenso a sufrir depresión. En el caso de acumular 55 horas laborales a la semana, tiene un 33% de riesgo de sufrir un infarto.

horariolaboral3

El médico universitario resalta el gran número de horas que un mexicano debe laborar se debe a la manera errónea en que se arman los esquemas de trabajo por parte de los patrones, quienes suelen entorpecer y frenar cualquier intento de impulsar mejoras en este ámbito.

La mayoría de las legislaciones mundiales estipulan que una persona debería laborar un máximo de 40 horas a la semana. Sin embargo, la nuestra establece 48 (sin contar tiempos extras), lo cual llega a generar afectaciones a nivel orgánico, psicológico e incluso social.

Para Nava Hernández, uno de los aspectos más preocupantes es el estrés, pues aumenta el cortisol, hormona que a su vez incrementa los niveles de azúcar, favoreciendo la propensión a la diabetes. También, debilita el sistema inmunológico, causa problemas digestivos, estimula la secreción de ácido gástrico, entre muchos otros padecimientos.

“De hecho, los japoneses tienen una palabra, karōshi, que significa ‘muerte por exceso de trabajo’. Se calcula que el año pasado, 2 mil 300 nipones fallecieron por esta causa. Las leyes de ese país contemplan que, si alguien perece en dichas circunstancias, el gobierno aportará a su familia 20 mil dólares, mientras que la empresa contratante desembolsaría hasta un millón y medio de dólares de demostrarse que el deceso se debió a una desmesura ejercida contra su empleado”.

horariolaboral2

Al respecto, nuestro país cuenta con una de las legislaciones más atrasadas en este tema, al grado que ni siquiera se reconoce al estrés (y padecimientos derivados) como enfermedades laborales.

No hemos legislado lo suficiente y cuando se intenta poner orden en este tipo de asuntos, suele haber oposición de los empresarios. Por ejemplo, hace cinco años se elaboró una nueva tabla de enfermedades de trabajo, propuesta que no ha visto la luz debido a presiones de los dueños, concluyó Nava Hernández.

Fuente: Dirección General de Comunicación Social, UNAM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *