fbpx

Fundación UNAM

Saliva del pulpo rojo, posible solución al Alzheimer

Los componentes de la saliva del pulpo rojo podrían contribuir a la lucha contra el Alzheimer, refieren investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Sergio Rodríguez, investigador de la Facultad de Química (FQ) de la UNAM unidad Sisal, en Yucatán, y líder del proyecto, detalló que tras cuatros años de estudiar los componentes de la saliva del Octupus maya, han logrado separar algunos componentes que la constituyen, “y aunque creemos que este producto natural podría contener agentes contra la enfermedad de Alzheimer, estamos en la primera fase”.

pulpo_contenido1

Refirió que al analizar la saliva, los universitarios distinguieron polipéptidos de taquicinina, que presentan una secuencia de aminoácidos parecida a la proteína -amiloide, por lo que suponen que podría contribuir a entender el mecanismo del Alzheimer, no obstante, afirmó, “falta mucha investigación”.

Además, encontraron datos interesantes como: el coctel de polipéptidos, proteínas, aminoácidos libres, enzimas, iones y carbohidratos presenta dos fases esenciales durante el proceso de alimentación del pulpo: una fracción metabólica y una neurotóxica.

El efecto neurotóxico es generado por moléculas pequeñas, entre ellas la serotonina (neurotransmisor que inhiben el sistema nervioso central) y el ácido glutámico: “cuando inyectamos sólo esta parte del veneno notamos que las presas se paralizan durante dos horas, y después regresan a la normalidad”.

pulpo_contenido2

Asimismo, constataron que la saliva del pulpo rojo relaja el músculo liso del íleo aislado de rata, por lo que puede tener un uso potencial como miorrelajante.

En tanto, cuando probaron los compuestos metabólicos del veneno, que ayudan a la predigestión, notaron que las proteasas matan a la presa y en 20 minutos transforman la carne fibrosa en un gel fácil de ingerir. A partir de ello, se consideró que estas enzimas podrían servir para fines industriales como ablandadores de carnes o en detergentes.

Fuente: DGCS, UNAM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *