fbpx

Fundación UNAM

Un hábitat temporal para los axolotes en peligro

El axolote es una especie en peligro de extinción a causa de la destrucción paulatina que ha sufrido su hábitat natural: el humedal de Xochimilco. Su conservación es importante por su vínculo con los mexicanos, no sólo en términos biológicos, sino también culturales. Este animal era considerado la hermana gemela de Quetzalcóatl y es parte de la identidad de nuestro país. Es importante sumar esfuerzos para su supervivencia.

El axolote se está extinguiendo más rápido de lo que se pensaba. Aunque se han establecido  refugios para esta especie en Xochimilco y la gente de las chinampas participa en su rescate, no es suficiente. Por ello, se tuvieron que pensar alternativas, una de ellas consiste en establecer albergues fuera de su hábitat natural.

Un lugar que se está considerando es la Cantera Oriente, un espacio que forma parte de la Reserva Ecológica del Pedregal de San Ángel  en el que existen varios lagos los cuales pueden funcionar como un hábitat temporal para los axolotes mientras se restaura el de Xochimilco.

axolote_contenido1

“Actualmente se está en una etapa de investigación en la que se están introduciendo axolotes dentro de la cantera y a la vez se está investigando cómo reaccionan, para saber si es un lugar idóneo”, explica el investigador Luis Zambrano González del Instituto de Biología de la UNAM.

Los albergues se diferencian de su hábitat natural en que están fuera de Xochimilco, se encuentran dentro de Ciudad Universitaria (CU) y son lagos semi naturales porque se generaron a partir de la excavación de la cantera; sin embargo, tienen un par de problemas, uno es que tienen carpas y tilapias, pero se está trabajando en un proyecto para reducir el número de esas especies. Y el otro es que hay zonas donde pareciera que no hay buena calidad del agua, sin embargo ya se está restaurando esas zonas y se está trabajando con el equipo de Pumas dentro de la cantera, donde la mitad es reserva ecológica y la otra mitad la está prestada al equipo de futbol agrega el Dr. Luis Zambrano.

El hogar natural del axolote, Xochimilco, dijo, se vio afectado por tres principales causas, la primera es la calidad del agua, la cual se ha ido deteriorando por el mal manejo que se ha hecho de ésta; en segundo lugar, están las especies exóticas que se introdujeron, como la carpa y la tilapia durante la década de los ochenta para realizar acuicultura y que ahora se alimentan de los axolotes jóvenes y los huevos. La tercera causa es la urbanización que ya está invadiendo la zona chinampera. Es responsabilidad de todos habitantes de la ciudad ayudar a revertir estas malas condiciones para la especie.

axolote_contenido3

Albergues fuera de Xochimilco. Oportunidad para estudiarlos

En 2002, se llevó a cabo un segundo censo poblacional del ajolote y se contabilizaron solamente mil, en 2008 únicamente cien axolotes por kilómetro cuadrado y en 2014, era uno; a casusa de ello se buscó crear una red de albergues fuera de Xochimilco para que los huevos de los axolotes logren sobrevivir y así aumentar la densidad poblacional de esta especie.

Los axolotes llevan alrededor de un mes en CU, están dentro de jaulas que miden 4 por cuatro metros para poder estudiar su comportamiento, pesarlos, medirlos y monitorear si se enferman, si están comiendo y ver cómo se adaptan al agua. Lo siguiente es introducirles radiotransmisores para observar qué tanto se mueven en el día y por la noche y evaluarlos posteriormente.

El científico concluyó que es fundamental apoyar este tipo de proyectos comprando los productos que saldrán sobre el ajolote.

También te puede interesar: Crea UNAM albergue de axolotes

axolote_contenido2

¿Cómo son?

Su cuerpo

Los axolotes tienen un esqueleto cartilaginoso, sus músculos son como los de los peces, poseen dientes, piel  extremadamente lisa y una quijada fuerte que les posibilita agarrar a sus presas.

Hábitat

Estos animales pasan, su vida entera, sumergidos en el agua. Respiran como los peces, a través de sus agallas, pero también mediante estructuras cutáneas que absorben el oxígeno del agua.

¿Qué come?

La alimentación del axolote es básicamente carnívora. Consiste en pequeños peces, insectos, gusanos, babosas, caracoles, lombrices, renacuajos de rana y larva de mosquito.

Autor: Dirección General de Divulgación de la Ciencia, UNAM