fbpx

Fundación UNAM

UNAM encuentra antibiótico en veneno de alacrán

Científicos de la Universidad Nacional Autónoma de México encontraron un antibiótico en el veneno del alacrán, formulado con dos compuestos capaces de combatir la tuberculosis e inhibir el crecimiento de células cancerígenas.

Los expertos del Instituto de Biotecnología (IBt) aislaron, produjeron y patentaron ambos compuestos que pueden usarse como fármacos contra tuberculosis.

alacran_contenido1

El investigador Lourival Domingos Possani Postay, refirió que este padecimiento es el más letal del mundo, pues cada día mueren 45 mil personas, y es contraída por cerca de 30 mil, aunque es prevenible y curable.

El Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades reportó en 2016 dos mil 569 decesos por tuberculosis en México, y 21 mil 184 nuevos casos en todo el país. Veracruz, Baja California, Guerrero, Tamaulipas y Sonora son los estados más afectados.

“Son efectivos para inhibir el crecimiento de células cancerígenas como: Jurkat (leucemia de células T), TE 671 (células de rhabdomiosarcona) y SH-SYSY (neuroblastoma de médula ósea), sin causar daño a células del tejido pulmonar”, informó.

Los investigadores detectaron dos compuestos. Uno de color rojo y llamado 3,5- dimethoxy-2-(methylthio) cyclohexa-2,5-diene-1,4-dione, y el otro de color azul que fue denominado 5-methoxy-2,3- bis(methylthio) cyclohexa-2,5-diene-1,4-dion.

Este grupo de académicos precisó que el primero ataca a las bacterias causantes de infecciones en la piel, sepsis, endocarditis y neumonía, mientras que el segundo ataca la micobacteria que ocasiona tuberculosis.

alacran_contenido2

Los científicos explicaron que ambos componentes impiden el desarrollo de ciertos linajes de células neoplásicas como también ser eficientes antibióticos, pero al poder obtener un poca cantidad del alacrán se debe producir de manera química.

“Luego aquí la ensayamos como antibiótico para combatir varios tipos de bacterias y para tuberculosis. Nos apoyó el patólogo Rogelio Hernández Pando, del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, porque ellos son los encargados de trabajar con esta enfermedad. Además, se contó con la participación de Monserrat Mendoza-Trujillo y Dulce Mata-Espinosa. Tenemos varios años laborando en esto y logramos obtener la patente”, precisó el titular del estudio presentado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America, de Estados Unidos.

Fuente: GACETA UNAM 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *