fbpx

Fundación UNAM

Carmen Cano Gordon

Soy Puma de corazón y piel

Ser “puma”, “unamita”, o como se le quiera nombrar, es una identidad que no se puede ni se quiere ignorar, es de una vez y para siempre, un sello imborrable, intangible pero real, un sello plasmado en nuestro ser.

Nací en la Ciudad de México en 1940, el 30 de septiembre. Hija de refugiados españoles. Los estudios correspondientes a primaria, secundaria y preparatoria los realicé en el Instituto Luis Vives, Colegio Español de México, incorporado a la UNAM.

Cuando era una niña de 12 o 13 años, mi objetivo era llegar a estudiar en la UNAM, no sabía qué, pero tenía que ser en la UNAM; me inclinaba en ese entonces por la Biología; aunque finalmente me decidí por la carrera de Sociología y no había ninguna otra alternativa en la cual quisiera realizar mis estudios superiores. La UNAM era mi sueño, mi única opción, mi meta, mi objetivo y luché por cumplirlo.

Hoy puedo presumir el ser jubilada de la Universidad Nacional: 10 años como estudiante y 50 como académica en diversos campos. Mi carrera fue Sociología, pero mi mayor inclinación era en el ramo del arte y la cultura y siempre me desempeñé en esas áreas. Hoy soy, también una “incipiente” escritora de cuentos cortos, con dos libros publicados: Sus ojos tomaron el color del tiempo y Vivir entre espejos.

A través de la actividad en el terreno de la cultura conocí numerosos artistas plásticos, escritores, arquitectos; organicé encuentros culturales significativos. Tuve relación estrecha con pintores, escultores y talleristas literarios. Como sea, la UNAM era y es el semillero del conocimiento, de la ciencia, del arte, de la cultura. No se conciben todos estos quehaceres fuera de esta Institución; en ella se reúne lo mejor en todos los terrenos: Arquitectura, Ingeniería, Medicina, Veterinaria, Odontología… Las opciones son múltiples, están ahí, dadas, abiertas a la creatividad y al desempeño; se trata tan solo de conocerlas y conocerse, de atreverse, de ensayar, de buscar de mirarse hacia dentro y optar por aquello que crees mejor para ti y que, sin duda, la Universidad te ofrece con la seguridad de que te va a acercar a la excelencia en aquello que elijas.

Mi paso por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales me dio muchísimo. Tuve el privilegio de acudir a las cátedras que impartían grandes maestros que me permitieron analizar y conocer este país que, en aquel entonces, no era tan complejo como lo es hoy, pero aquellos conocimientos me han ayudado a entender lo mucho que sucede en nuestro México. Tuve como maestros a personalidades de la cultura y la política como Enrique González Pedrero, Horacio Labastida, Víctor Flores Olea, Pablo González Casanova, Cecilia Diamant, Gustavo Cabrera, Ricardo Pozas Arciniegas, Rodolfo Stavenhagen, entre otros. Todos ellos me dieron mucho en tantos terrenos que son parte inseparable de mí, del ser que me identifica. Lo que hoy llamamos Identidad Universitaria es algo tan rico y tan complejo que no es fácil describir.

Gracias a mi esposo, Raúl Béjar Navarro, quien desempeñó importantes puestos directivos y en el terreno de la docencia, tuve oportunidad de conocer a muchos universitarios de prestigio en otros ámbitos, como la Medicina, la Odontología, la Arquitectura. Tales como Octavio Rivero Serrano, Guillermo Soberón Acevedo, Héctor Fernández Varela, Antonio Zimbrón Levy, y tantos otros igual o más importantes para la institución que los mencionados.

La Universidad Nacional Autónoma de México es, aparte de su gente, sus lugares emblemáticos: el Estadio Olímpico, el equipo de los Pumas, el Taller Coreográfico Universitario, el Centro Cultural Universitario, La Sala Nezahualcóyotl, La Sala Covarrubias, El Museo Universitario de Ciencias y Artes, el MUAC, la Explanada (sede de numerosas manifestaciones políticas), y de la celebración año con año, del Día de Muertos, con la presentación y concurso de ofrendas que exponen todas las Escuelas y Facultades que forman parte de nuestra querida UNAM. Las Islas, la Alberca Olímpica y más fuera de Ciudad Universitaria.

Nuestro amado escudo del Puma, emblema que se reconoce en todas partes, que nos identifica y nos define como una Universidad de Excelencia a nivel mundial, y la FUNAM que apoya generosamente todo lo anterior.

Maestra Cofundadora de Cine Adictos.
Coordinación de Difusión Cultural de la FES Acatlán – UNAM.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *