fbpx

Fundación UNAM

Ricardo Galindo jugador de pumas y universitario

Ricardo Galindo es defensa del Club Universidad Nacional y estudiante de ingeniería civil en la UNAM, está a un año de su debut en Primera División y hoy en día, piensa en dejar todo por la playera y la institución que cambió su vida desde los cuatro años.

El azul y oro corre por sus venas, su proceso de formación inició en Pumitas y continuó en los representativos de la UNAM, Sub 17 y 20 de Pumas, Tercera División, Liga de Expansión y ahora busca la consolidación en la Liga MX, sumando minutos como titular en el equipo que dirige Andrés Lillini.

Este proceso ha sido enriquecedor y bonito. A lo largo de él conocí muchas personas que me ayudaron durante el camino, y también mis papás siempre estuvieron conmigo. Ver que ese sueño que tienes desde chico se cumple es lo máximo, porque sabes que lo trabajaste, lo sufriste. Entonces, ya estar aquí, jugando con el equipo en el que he estado toda mi vida, es lo mejor.

Con 25 partidos en el máximo circuito del balompié nacional desde su debut el 25 de julio de 2021 ante Atlas, el universitario de 24 años ve en estos últimos 12 meses una maduración rápida, pues ya vivió semifinales y una final en la Liga de Campeones de la Concacaf.

Ha sido un proceso muy rápido. En un año me ha tocado vivir muchas emociones; tanto malos como excelentes momentos. El carácter y la mentalidad que hoy tengo me han ayudado bastante, a diferencia de años anteriores. La maduración que hemos tenido ha sido muy buena y rápida. Estarlo viviendo de esta manera y con un grupo tan bueno es lo mejor.

Pese a la presión que exige ser futbolista profesional, Galindo combina los entrenamientos y los partidos de cada fin de semana con su carrera universitaria: Ingeniería Civil, que cursa en la UNAM, a la que califica como su segunda casa.

Ha sido bastante complicado. De un año para acá me ha tocado el proceso de Primera División y un año antes de Liga de Expansión, y entrar a clases se complica demasiado, pero lo hago lo mejor que puedo, mencionó el universitario.

“A la Universidad le tengo mucho cariño y respeto. Te da todo: la oportunidad de conocer gente, el deporte… Para mí la UNAM es lo máximo. Es mi segunda casa. He pasado mucho más tiempo en CU que en mi propio barrio”, reconoció el zaguero auriazul.

Galindo es ejemplo de crecimiento, perseverancia, de que el trabajo duro siempre dará recompensas. Hoy, con el sueño cumplido de jugar en Primera División, apunta al siguiente objetivo: el título con Pumas, el equipo de sus amores, el que lo vio nacer, por el que dejará todo en la cancha.

Fuente: Gaceta UNAM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.