fbpx

Fundación UNAM

Rosa María Talavera Aldana

Una de las aspiraciones más importantes en la vida es estudiar y obtener un grado académico para desarrollar un trabajo estimulante que nos permita llevar una vida digna. Desde la provincia, para muchos jóvenes trasladarse a la Ciudad de México e ingresar a la UNAM es un sueño imposible. Yo deseaba estudiar Literatura, carrera que no se incluía en los programas de la universidad de mi estado, así que opté por lo más cercano a mis aspiraciones: licenciatura y maestría en Educación Media con especialidad en Lengua y Literatura. Años más tarde, ya en esta ciudad, ingresé a la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM para cursar la licenciatura en Lengua y Literatura Hispánicas, generación 84-88, con excelentes maestros y reconocidos escritores, como Felipe Garrido y Eduardo Casar, además de encontrar amigas y compañeros con los que compartí intereses y experiencias. Opté por el sistema abierto SUAyED. Entones fungía como jefa del departamento de Revalidación de Estudios Extranjeros, en DGIRE con trámites de ingreso para extranjeros interesados en estudiar en la UNAM. Mi interés por la Literatura me llevó nuevamente a la Facultad de Filosofía y Letras para estudiar la maestría en Literatura Iberoamericana. Mi intención era conocer a escritores de Latinoamérica, pero se cruzó en mi camino el libro de un paisano casi desconocido. Mi interés me llevó a participar en cursos, seminarios, encuentros sobre literatura de viajes e investigar en bibliotecas y en el Fondo Reservado de la Biblioteca Nacional, labor que despertó mi interés por la obra del viajero tamaulipeco y, con la asesoría de Vicente Quirarte, quien considera que la literatura de viajes es un género que participa de la Historia, la Geografía y la autobiografía, desarrollé mi tesis y obtuve el grado de Maestría con Mención Honorífica. Más tarde, el libro del viajero con un estudio preliminar de mi autoría se publicó en una versión facsimilar en la Colección Ida y Regreso al siglo XIX, bajo el título Recuerdos de un viaje en América, Europa y África, de Ignacio Martínez, por la Coordinación de Humanidades, UNAM. Entre diversas actividades académicas participé con el Programa México Nación Multicultural UNAM, en el proyecto La tercera Raíz, y asistí al II Seminario Internacional de Estudios Afro iberoamericanos en San Juan de Puerto Rico en 2007, con historiadores, sociólogos y escritores estudiosos de la negritud y su influencia en la cultura de nuestro continente. Cambié mi trabajo administrativo y me dediqué al académico, porque mis primeros estudios me prepararon para la docencia. Así, el viaje más largo que he realizado en la UNAM ha sido el de maestra en Lengua Española, Literatura Universal y Literatura Hispanoamericana durante 25 años, la mayoría en la Preparatoria 1 “Gabino Barreda”, con una antigua y significativa historia que nos traslada al Colegio de San Ildefonso, donde inolvidables profesores, como Ángel del Campo, enriquecieron las perspectivas de brillantes estudiantes, entre ellos Elena Garro, Octavio Paz, Efraín Huerta y Carlos Fuentes. El antiguo recinto es ahora digno espacio de los mejores muralistas y la nueva sede se trasladó a Xochimilco. Como profesora de la Preparatoria participé en el Programa de Superación Académica PAAS, proyecto para compartir y estudiar con los colegas de las Universidades Autónoma de Madrid y de Extremadura, en España. La experiencia y el intercambio de ideas con profesores españoles, sus proyectos y condiciones de trabajo revelaron, que existiendo diferencias y similitudes, nuestra Universidad Nacional está a la altura de las españolas. Mi gratitud a la UNAM por transformar y enriquecer mi vida, la de mi hermano, la de mis hijos, así como la de muchos mexicanos que hemos tenido el privilegio de recorrer sus aulas. Convivir con los jóvenes preparatorianos me acercó a sus sueños e interés por estudiar en nuestra UNAM. Fundación UNAM promueve actividades de enorme importancia para que sus aspiraciones se realicen.

FUNDACIÓN UNAM. INTEGRACIÓN Y ASISTENCIA PARA UNIVERSITARIOS Y AMIGOS DE LA UNIVERSIDAD

Profesora de la Preparatoria 1 “Gabino Barreda”.

One thought

  1. Excelente profesora, ahora entiendo por qué era tan exigente con los de 4° año, el motivo es que es una mujer sumamente preparada y de alto nivel, obvio NO va aceptar cochinadas de trabajos ni exposiciones.
    Gracias por ser mi profesora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *