fbpx

Fundación UNAM

El Departamento de Psiquiatría de Salud Mental de la UNAM aumenta sus actividades por nuevos transtornos

El confinamiento provocado por el Sars-Cov2 propició nuevos trastornos en pacientes del Departamento de Psiquiatría y Salud Mental (DPSM) de la Facultad de Medicina de la UNAM (FM. Como encargado del mismo, el doctor Benjamín Guerrero notó el incremento, pues además de sus padecimientos originales, al irse sumando semanas de encierro, estos comenzaron a referirle que sentían miedo, angustia, tristeza, desánimo, depresión y cierta vulnerabilidad ante el nuevo mundo pandémico.

También la violencia doméstica se agudizó, se incrementó el consumo de sustancias —en especial alcohol— y vimos un desgaste psicológico generalizado. Han sido momentos de incertidumbre y, por ello, no suspender las terapias era crucial, pese a que las medidas sanitarias desaconsejaban el coincidir en persona. Por ello, junto con el Departamento de Informática Biomédica, pensamos en una forma de estar en contacto a la distancia. Así surgieron las teleconsultas. dijo.

En México, el confinamiento inició el 23 de marzo de 2020 y, tres días después, el DPSM ya daba su primera sesión por internet. En 13 meses, el programa de telepsiquiatría ha proporcionado casi 13 mil consultas, las cuales, si se les adjudicara una duración promedio de una hora y se colocaran una tras otra, sumarían un año y medio de trabajo ininterrumpido. 

El doctor Guerrero es honesto al decir que este proyecto no es algo macerado durante años, sino surgido de botepronto ante la necesidad de hacer frente a una emergencia planetaria.

A fin de brindar un cuidado integral, detrás del proyecto se encuentra un equipo de psicólogos, psiquiatras y trabajadores sociales que, pese a estar adscritos a diferentes clínicas de la UNAM (la de Salud Mental, la de Adicciones y la de Género), mantienen una estrecha comunicación entre ellos.

La pandemia nos ha puesto en un escenario donde el miedo al contagio —tanto el propio como el de la familia— el aislamiento y la incertidumbre nos afectan de distintas formas, y de ahí que el tratamiento se vuelva complejo.

Para el doctor Guerrero, algo a destacar de esta modalidad es que permite tratar no sólo a individuos en el interior de la república, sino en el extranjero

Los interesados en recibir este tipo de tratamientos deben ser miembros de la UNAM en activo (no se aceptan exalumnos), entrar al sitio del DPSM (psiquiatria.facmed.unam.mx), registrarse y llenar un formato. 

Fuente: Gaceta UNAM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *