fbpx

Fundación UNAM

Universitario colabora en la secuenciación del genoma indígena mexicano

Conocer el genoma de los habitantes originarios de América no sólo ayudará a entender por qué enfermedades como la diabetes parecen afectar más a los mexicanos que a los europeos, también permitirá saber cómo fue que llegaron los primeros seres humanos a este continente y, posteriormente, cómo se colonizó nuestro país, así lo explicó Alejandro Garcíarrubio, investigador del Instituto de Biotecnología Campus Morelia de la UNAM.

Lo anterior, se conocerá gracias a una investigación encabezada por el Instituto Nacional de Medicina Genómica (INMEGEN), de la cual Garcíarrubio forma parte, y cuyos resultados se dieron a conocer a través de la revista especializada Nature Communications.

gen_contenido1

Esta investigación inició hace cinco años y participaron más de 30 especialistas, con el objetivo de secuenciar e interpretar la información obtenida de 15  individuos (12 indígenas y tres mestizos).

“Era importante ahondar en esta área porque los proyectos para analizar genomas humanos se habían enfocado en europeos, africanos y asiáticos, y dejaron de lado a los nativos americanos, por lo que se ignoraba cuál era su aportación a la diversidad genética del mundo”, refirió el universitario.

Los participantes forman parte de seis grupos étnicos que representan al norte (tarahumaras y tepehuanos), centro (nahuas, totonacas y zapotecos) y sur de México (mayas). Mientras que, en el caso de los mestizos, sirvieron como individuos de control.

“La tarea no fue sencilla. Debíamos constatar, con 95% de certeza, que el 99% del genoma de las personas a analizar era indígena”, puntualizó el investigador de la UNAM.

gen_contenido2

En este sentido, destacó que en la actualidad es difícil hallar individuos con tales características, por lo que después de desechar decenas de candidatos, aceptaron a un par de personas que tenían un 98% de información amerindia y 2% de herencia europea.

De acuerdo con este estudio, se confirmó que los indígenas de México presentan una uniformidad genética, lo que corrobora que son producto de una sola migración, conformada además por pocos individuos. Asimismo, se concluyó que los pueblos del norte, al haber mantenido comunidades pequeñas y un carácter nómada, son muy diferentes a los del resto del país.

“Este proyecto es orgullosamente mexicano, no contó con colaboración de universidades extranjeras. La experiencia que nos deja es la base para una investigación similar, y ya en curso, pero más ambiciosa, pues comprenderá 96 genomas indígenas”.

Fuente: Dirección General de Comunicación Social, UNAM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *