fbpx

Fundación UNAM

Con la natación, universitarias cruzan fronteras

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) volverá a cruzar fronteras luego de que las estudiantes Andrea Cortés Islas y Ursula Reynoso Velázquez consiguieron conjugar sus vidas académicas y deportivas al ser aceptadas por las Universidades de Dinamarca y España, respectivamente.

Cortés Islas, que cursa el séptimo semestres de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, inició el camino con el objetivo de cumplir uno de sus más grandes sueños: ingresar a la Universidad de Aarhus, en Dinamarca, para cursar estudios de geopolítica y estudios de género.

NADADORAS3

Pero para Andrea, la disciplina del deporte es un complemento indispensable, por lo cual buscó también su ingreso al equipo representativo de natación de la institución danesa y lo logró.

“Tuve que ver la manera de que me aceptaran en el equipo, ya que en realidad entrenar en una alberca en ese país es muy costoso; afortunadamente fui aceptada y me integraré al entrenamiento a mi llegada a Dinamarca”, indicó la nadadora de 21 años de edad.

Con cuatro años en el equipo representativo de natación de la UNAM, Andrea no olvida que la pasión por esta disciplina se dio en la Alberca Olímpica de Ciudad Universitaria, bajo la tutela del fallecido entrenador Raúl Porta, quien le dejó el mejor regalo: la pasión por la natación.

“El amor a mi deporte me lo dejó un gran maestro, me siento muy feliz porque voy a representar a la UNAM y a México en el extranjero. Demostraré lo bueno que es la natación en mi país; algo que siempre está en nuestra mente como Puma, es que a cualquier parte que vayamos, representemos a la gente que nos ha apoyado y nos ha hecho mejores seres humanos, todo gracias a la UNAM”, expresó ya con nostalgia Cortés Islas.

NADADORAS2

En el caso de Úrsula Reynoso, también de séptimo semestre de Arquitectura, espera que el tiempo pase volando para llegar a octubre, mes en que la Universidad Politécnica de Cataluña, en Barcelona, España, la reciba con los brazos abiertos, después de ser aceptada, para estudiar restauración de monumentos históricos.

“Mi nueva escuela no cuenta con equipo representativo, pero ya estoy tramitando un espacio en una alberca privada, para no perder ritmo en la natación. Parte del intercambio es para conocer una nueva experiencia académica, pero también nuevos métodos de entrenamiento, pues en España la natación es una disciplina con gran nivel y puedo regresar con esa base para difundirlo en la UNAM”, finalizó Reynoso Velázquez.

Fuente: Deportes UNAM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *